Circo Kids o el síndrome de Peter Pan - Me Gusta mi Barrio
12292
post-template-default,single,single-post,postid-12292,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Circo Kids o el síndrome de Peter Pan

Circo Kids o el síndrome de Peter Pan

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRUno entra por la puerta de Circo Kids, dejando atrás el escaparate presidido por los Tres Reyes Magos, y le asaltan unas ganas irrefrenables de volver a tener 5 años y pedírselo todo a sus padres. Mochilas de Caperucita Roja, leones y jirafas, mapas-mundi, delantales vintage, piñas luminosas, sacos guarda-todo, esmalte de uñas ecológico, los divertidos muñequitos coleccionables Sonny Angel… Nuestra carta iba a ser interminable. circo06

No somos los únicos. En realidad, como dice Sofía Magaña, la propietaria de esta tienda de regalos dirigida a un público entre los 0 y los 12 años, hay cosas que no tienen edad. Regalos, accesorios, artículos de decoración que gustan a pequeños y mayores. “Viene mucha gente que no tiene niños buscando cosas para hijos de amigos, sobrinos… ¡pero también para sí mismos! Disfruto mucho yendo a las ferias y buscando productos nuevos y originales, para mí es más un placer que un trabajo. Todos los productos que hay en Circo Kids podrían perfectamente ser parte de la decoración de mi casa, y de hecho muchos lo son”, nos cuenta Sofía.circo05

Sofía se dedicaba a la exportación de vinos en la empresa familiar. Cuando en sus muchos viajes al extranjero visitaba tiendas de decoración y artículos infantiles, no entendía por qué en Madrid no se replicaba ese modelo de comercio. Un día decidió cambiar de rumbo y hacerlo ella misma. Como siempre le ha encantado la decoración y todo lo que rodea al mundo infantil, decidió jugárselo todo a esa baza.

Estuvo meses recorriendo tres calles muy concretas de su barrio, Salesas, obsesionada con encontrar un local que reuniese las condiciones necesarias para crear un espacio mágico y lo encontró en Argensola. “Buscaba constantemente y un día paseando al perro, vi que se quedaba libre este local. Vivo en esta misma calle y ni me lo pensé. Es un barrio con mucha vida que está teniendo un cambio generacional impresionante”, nos cuenta Sofía. Paredes azules, madera decapada y una iluminación y decoración muy cuidadas hacen que entren ganas de pasar con solo mirar por su amplio escaparate.circo07




Sofía intenta que todo el producto que incorpora a la tienda sea único y busca marcas que no suelan comercializarse en España. Hay algunas más conocidas como los divertidísimos calcetines con suela de Collegien, los diseños de Bonne Maison, los plumíferos de Jott o la firma de cosmética infantil bio Minois. Otras marcas que sólo encontraremos en la tienda de Sofía son Bernabé Aime le Café con su delicada línea de productos para bebés o Pas si Sage con sus originales cojines. Cuenta además con varias enseñas ecológicas y con vocación solidaria, como los collares australianos de The Little Vikings, cuyos ingresos se destinan íntegramente a la investigación de la fibrosis quística, o los jabones naturales de Happy Soaps, que destinan 1 € de cada pastilla vendida a Save the Children.circo02

El objetivo es incorporar más productos de este tipo y su intención es crear una línea propia de accesorios y zapatería infantil a medio-largo plazo. Si no puedes acercarte o te mueres de la curiosidad, en breve estará disponible su tienda online. Mientras tanto, no te pierdas sus cosas bonitas en las redes sociales. Dan ganas de no crecer nunca.

Los datos. Circo Kids. Calle Argensola, 2. 910 521274. Horario:de lunes a sábado, de 11 a 20. Sigue sus andanzas en Facebook o en Instagram

*Fotos de Sergio Rodríguez Obra

 






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Marta López de Cervantes

Periodista de formación, comunicadora de profesión y disfrutona por devoción. De pequeña me caí en una marmita llena de curiosidad. Desde entonces recorro las calles y barrios de Madrid exprimiendo al máximo sus posibilidades. Porque la vida son dos días y si no me muevo, caduco.

No Comments

Post a Comment