Taberna El Recreo, salvados por la campana
13527
post-template-default,single,single-post,postid-13527,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

El Recreo, salvados por la campana

El Recreo, salvados por la campana

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVR“Se llama Taberna Recreo porque define a la perfección lo que queríamos crear: un espacio para el disfrute. En el colegio, el momento del recreo siempre era especial. Te olvidabas de las obligaciones y aprovechabas el tiempo al máximo para disfrutarlo con otros niños. En Taberna Recreo buscamos que el cliente, a través de la gastronomía, pueda socializar y disfrutar de la comida en un espacio agradable y con buen ambiente”.

Nos lo cuenta Pablo Montero, uno de los dos locos de la gastronomía que dirigen El Recreo. Alejandro Díaz-Guerra Cruz y Pablo se conocieron en Calima (Málaga). Siguen por caminos separados su aprendizaje y consolidación en templos como El Poblet (Dénia), Mugaritz (Errentería), Nerua y Tzortziko (Bilbao), Diverxo (Madrid) o The Fat Duck, el restaurante de Heston Blumenthal en Londres. Coinciden de nuevo en Ledomaine, el restaurante del Hotel Abadía Retuerta en Sardón de Duero, Valladolid. Y desde allí, se lanzan a disfrutar con su nuevo proyecto.
Taberna El Recreo

Alejandro y Pablo trabajaban, viajaban y soñaban con un espacio donde poder hacer lo que realmente les apetece, recreando el ambiente y la esencia de esas tabernas que han marcado su trayectoria y, sobre todo, su amor por las cosas bien hechas.

Abandonan Ledomaine y buscan un local en Madrid, que aparece en la tranquila calle de Espartinas en el barrio de Salamanca. Una decoración cuidada y tranquila con mesas muy amplias es el preludio de una comida que nos deja con las mejillas coloradas y el estómago feliz.

Por cierto, que nos encanta que los restaurantes empiecen a apostar por dar espacio al comensal poniendo su comodidad por encima de la rentabilización del espacio. En ocasiones nos encontramos con sitios en los que hay que hacer un tetris para colocar la comanda en la mesa y estás tan cerca de la mesa de al lado que te dan ganas de compartir sus platos.

Taberna El Recreo

Y eso que la cocina de Recreo está hecha por y para compartir. Pablo y Alejandro te recomiendan que vaya todo al centro y no dejan de servirte deliciosos panes caseros. Hay que reconocer que se detalle terminó de enamorarnos, porque en Me Gusta Mi barrio somos muy de mojar pan. Se ve que ellos también, y que como a nosotros, les apasiona comer.




Nos dejamos aconsejar por Pablo pero traíamos una idea entre ceja y ceja: el brócoli con Kimchi, lima y comino ahumado. Habíamos oído maravillas de ese plato y no nos lo terminábamos de explicar… ¿pero brócoli, brócoli?, ¿la verdura verde que hacemos al vapor?. Que sí, que está muy buena, pero tanto como se decía en todas las críticas sobre el restaurante… Pues sí. Nos gustó tanto que repetimos. Crujiente y sabroso, con el toque ácido de la lima y el picante justo del kimchi… Pablo nos contaba que es uno de los platos estrella para los clientes, junto al tartar de vaca y la berenjena con jamón ibérico y migas de pimentón. Nos quedamos sin probar ese tartar porque lleva trufa negra y teníamos un alérgico en la mesa, pero dimos buena cuenta de la berenjena.

Taberna El Recreo

Pedimos también la gilda de sardina, aceituna gordal, piparra y cebolleta para ir abriendo boca. Le siguieron el arroz meloso de pollo de corral y colmenillas, el jarrete de lechazo con escarola, granada y olivas negras, el mejillón tigre con curry amarillo e hinojo y el salmonete con néctar de pimiento y rábanos. Todo al centro, todo para compartir. Pablo nos comenta que les gusta defender este concepto de cocina comunal porque lo consideran muy español, heredero de la cultura del tapeo.

Taberna El Recreo

No somos muy de postres, pero nos dejamos tentar con un arroz con leche con té Earl Grey... estaba fuera de carta pero lo tenían como especial del día. Si tenéis la suerte de que se repita pedidlo… un arroz con leche conseguidísimo con un suave sabor a bergamota. Como todo era para compartir, hubo pelea de cucharas tanto con el arroz como con la guianduja con avellanas, pasas y café.

La cuenta, por supuesto, viene en una caja de madera de lápices Alpino. Disfrutad del Recreo.

Los datos. Taberna Recreo. Calle de Espartinas, 5. 910 334379. Horario:de martes a sábado, de 13.30 a 15.30 y de 20:30 a 23. Ticket medio: 30 €. Sigue sus andanzas en la web.






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Marta López de Cervantes

Periodista de formación, comunicadora de profesión y disfrutona por devoción. De pequeña me caí en una marmita llena de curiosidad. Desde entonces recorro las calles y barrios de Madrid exprimiendo al máximo sus posibilidades. Porque la vida son dos días y si no me muevo, caduco.

1 Comment

Post a Comment