Shanghai mama: embrujo oriental en local elegante
15620
post-template-default,single,single-post,postid-15620,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Shanghai mama: embrujo oriental en ambiente elegante

Shanghai mama: embrujo oriental en ambiente elegante






Shanghai mama es la evolución natural del restaurante chino de toda la vida. Embrujo oriental inspirado en la comida callejera pero servido en un local elegante de Tetuán, Las Tablas o Arturo Soria. Es una buena introducción a la gastronomía del gigante asiático. Afila tus palillos, Fu Manchú, que nos vamos al oriente lejano a quince minutos del centro de Madrid.

Shanghai mama nació en el local del mítico China Crown, en Infanta Mercedes, cerca de una infinidad de comercios regentados por ciudadanos de la República Popular. Once meses después ya cuenta con 3 locales en la capital: acaba de abrir el último en Arturo Soria, razón por la que probamos sus platos. La empresaria María Li Bao es la asesora del proyecto y Wan Zhen el chef ejecutivo responsable, entre otras cosas, de una carta de dumplings que no te sonarán a chino.

Shanghai mama

El comedor de Infanta Mercedes es imperial, digno de alguna dinastía de nombre imposible. Diáfano, con dos alturas, y en la decoración predomina un verde típico de Shanghai (o eso nos cuentan, solo hemos estado allí en blanco y negro), con una bicicleta (la ciudad sufre una pandemia de 10 millones de estos artefactos) y un neón colgando de la pared (el neón siempre vuelve).

Lo más curioso: la cocina está a la vista, para que recuerdes que la carta está inspirada en la comida callejera y disfrutes de las llamaradas de los wok (y las cejas quemadas de los cocineros).

Shanghai mama: un chino moderno

Pero hablemos del comer. Shanghai mama recupera el espíritu del restaurante chino para españoles de toda la vida, con sus rollitos y su arroz frito, pero le da un toque especial, modernizado, con sabores muy cuidados, platos aventurosos y unas mimadas empanadillas al vapor que no son de Móstoles. Los dumplings.

shanghai mama

Tienes que probar los xiaolongbao o cestas de pequeños panecillos. La masa se elabora a diario y los rellenos son inesperados pero jugosos, nada que ver con las porquerías congeladas y fritas habituales en los restaurantes de antes. Puedes dejarte aconsejar por José, el español al cargo de la sala, para que te ayude a elegir.

A nosotros nos pirraron dos baos: uno de setas y foie, y otro de carne y trufa negra. Atrévete también con el ha kao relleno de gambas y jengibre porque la calidad de este plato es el mejor termómetro para evaluar el talento de un cocinero de dumplings. Eso dicen, nosotros ni idea. Estaba delicioso, por cierto.






Shanghai mama tiene una carta equilibrada al margen de los baos. Como entrante puedes catar los paquetitos (rollitos) de pato con salsa de ciruela, crujientes y sabrosos, presentados con precisión china. Y aunque tienes a tu disposición platos de verduras, mariscos y pescados, nosotros optamos por la opción carnívora: un peculiar secreto ibérico al estilo de la casa. El cerdo, siempre español. Qué duda cabe.

Shanghai mama

En cualquier caso, no podía faltar el arroz en un restaurante de continuidad con la tradición, pese a que los chef chinos de hoy no estén demasiado felices (ni lo expresen) con la imagen que se tiene de su gastronomía en Madrid. Dicho lo cual, Shanghai mama le da una vuelta al espinoso asunto y cuenta con un digno arroz frito con gambas, entre otras variedades.

¿Qué beber en Shanghai mama?

Existe una manera divertida de bajar este embrujo oriental: cócteles. La casa te propone, además de una decente carta de vinos, un catálogo de combinados que merece la pena probar. Nosotros nos dejamos llevar por un trampantojo (amamos esta palabra) de chocolate: ginebra, fresas, trocitos de chocolate y un toque de vodka.

Experimenta, nos lo agradecerás. Por cierto, un trampantojo es una ilusión óptica, de esas que le gustan a Escher y Banksy. Procura no salir del restaurante sufriendo una.

shanghai mama

¿Cómo acabar con esta aventura? Shanghai mama cuenta con 6 postres cargados de helado y chorros de dulzor. La piña glaseada con helado de coco es un sí, quiero. Al final, puedes cerrar la sesión de placer oriental con un té de flores. Nos cuentan que María Li Bao los elige en persona desde China. ¿Nos cuentas tú que te ha parecido la experiencia en los comentarios?

Los datos. Shanghai mama. Calle Infanta Mercedes 62. 910418728. Calle de Arturo Soria, 51. 918310149. Avenida del Camino de Santiago, 1. 918310207. Horario: lunes a domingo de 12:30 a 16:30 y de 20:00 a 00:00. El precio medio es de 25€. Menú del día por 12,90€ y degustación por 18€. https://www.shanghaimama.es






Guillermo Escribano

Ha sido Indiana Jones y Clark Kent y, ahora, dedica sus energías a las letras más puras. Escribe hasta dormido aunque sueña despierto. Pongamos que habla de Madrid.

1 Comment

Post a Comment

MeGustaMiBarrio en tu correo

 

¿Quieres saber lo que se cuece en Madrid?
Suscríbete para no perderte lo mejor de la ciudad y recibirás sorpresas, planes y promociones exclusivas. No te inundaremos de spam.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies