Teckel, la cocina tradicional más divertida en Concha Espina - Me Gusta mi Barrio
10345
post-template-default,single,single-post,postid-10345,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Teckel, la cocina tradicional más divertida en Concha Espina

Teckel, la cocina tradicional más divertida en Concha Espina

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+





Del restaurante Teckel puede que te enamores al primer vistazo, con esa emoción que da ver un cachorrito pequeño. Cada detalle entra por los ojos, desde las baldosas hasta la cubertería y sin embargo, Teckel es mucho más atrevido de lo que parece. Su cocina está basada en la tradición y en la buena materia prima y después, reiventada al gusto del chef para dar con platos reconocibles pero diferentes. Porque lo importante en Teckel es pasarlo bien comiendo muy rico en una zona como Concha Espina, donde las ofertas juveniles y divertidas a buen precio escasean.teckel12

Porque cuando te diviertes, la inspiración puede llegar de cualquier parte. A César Galán y a sus socios se les ocurrió el nombre del bar mientras pensaban, sentados enfrente de su local en Concha Espina, en el proyecto que tenían entre manos. “No hacíamos más que ver pasar perros tipo teckel delante de nosotros. Así que, como hay tantos en el barrio, pusimos Teckel al restaurante”, cuenta César.

Él es el chef y es su mundo interior, su personalidad y su inspiración lo que mueve la carta de Teckel. “Son recetas tradicionales pero hechas como a mí me parece“, asegura César, de tal modo que los ingredientes sean reconocibles para la clientela pero que la degustación final sea un poco sorpresa. Así, sorprenden las croquetas de sobrasada y piña o la fondue de queso, patatas, setas, cebolla crujiente y puntilla de huevoteckel05

César tiene la tradición impresa en su ADN porque fue su abuela Piedad “la que me metió en este jaleo”. “Yo era un torbellino y verla cocinar me relajaba”, afirma. El cocinero ha sido responsable de las cocinas de los restaurante Saporem y ha trabajado en el grupo Escondite o en BanBudha (Ibiza). “Yo viajo mucho y escribo ideas en una libreta caótica. Me inspira ir al mercado de madrugada a encontrar el producto adecuado”, señala, con lo que los fuera de carta son uno de sus puntos fuertes. Galán prepara un delicioso Cuarto y mitad de lomo de atún con guacamole y chile para el que elige el mejor pescado de almadraba que puede encontrar.  Y deja sin palabras la calidad de la hamburguesa Capricho. La carne se trae del restaurante El Capricho (León) y está considerada por publicaciones como Time o The Guardian como “la mejor carne del mundo”. Por eso, se pone sin pan, solo con sal y una cama de puré de patatas trufado. Para disfrutar del producto.teckel06

Pero sus referentes están claros y se “reconocen en mis cartas las personas de las que yo aprendí” como el Cachopo como decía Herminio con patatas a la riojana que lo preparaba el abuelo de uno de los socios, o la tarta de la abuela Josefina (la abuela de la mujer de César), que destaca entre los postres. Por cierto, que cada vez que se pide una tarta de chocolate blanco y fresas, Teckel dona un euro de ese postre a la Fundación Aladina.

Teckel quiere ser “puntero en los detalles” así que cuida igual la materia prima que el entorno. El espacio está decorado por Cousí Interiorismo y se inspira en un club británico de los años 20, con predominio del azul índigo. No es industrial, no es vintage pero algún elemento comparten con estas tendencias. Toda la zona de la entrada cuenta con ventanas abiertas al exterior que dejan pasar la luz a una especie de invernadero con vigas en el techo en las que se entrelazan enredaderas.teckel14






El espacio está rodeado por un gran espejo circular donde se reflejan las diferentes lámparas. Además, un dibujo realizado in situ por el artista Manuel de La Campa de un enorme zepelín que sobrevuela el skyline londinense decora una de las paredes.

La terraza es obra de la diseñadora María Villalón, que, siguiendo el espíritu del interior, ha creado tres ambientes diferentes en el exterior. Destaca la gran mesa de raíz de teka de más de 300 años para grupos grandes.teckel16

Deja que Teckel te entre por los ojos y mira a ver si es capaz de conquistar también tu estómago.

Los datos. Restaurante Teckel. Avenida de Concha Espina, 55. 915 996 400. Horario: abierto todos los días de 13:00 a 00:00h. Precio medio: 35€. Más información y reservas en su web.






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

2 Comments

Post a Comment