Restaurante Pointer, cocina internacional y clase en Colón - Me Gusta mi Barrio
13659
post-template-default,single,single-post,postid-13659,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Restaurante Pointer, cocina internacional y clase en Colón

Restaurante Pointer, cocina internacional y clase en Colón

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRNo me gusta el concepto de restaurante “para ver y ser visto”. Me da igual quién me vea. Me gusta más el rollo del restaurante Pointer, en el que yo veo, disfruto, miro, saboreo desde mi posición privilegiada sobre la plaza de Colón, en un sitio acogedor, cuidado en todos los detalles, sabroso y moderno. En la primera planta, oteo y paladeo una carta internacional original y diferente. En la planta baja, disfruto de los platos, de las copas y de todo lo que se pueda desatar por allí durante la noche, con un ambiente más libre y marchoso. Y pese a la grandiosa cristalera, solo me verá el que quiera mirar.restaurante pointer

Busca bien la entrada de Pointer, sigue los carteles por el curioso edificio de Marqués de la Ensenada que alberga el proyecto del chef César Galán y los suyos, los socios que ya idearon Teckel. La familia perruna crece (y crecerá más), cada uno con su personalidad más marcada. “Teckel es el clásico, el tradicional y divertido. Pointer es el guapo, el galán“, me cuenta César. Por eso, mientras en la carta de Teckel se basó en lo aprendido con su abuela, Pointer busca la “excelencia culinaria a través de la cocina internacional“, explica. Un gran grupo de amigos se han juntado aquí, en el perro guapo, para concentrar sus experiencias vividas por el mundo en un mismo punto de encuentro, donde se unen gastronomía, personalidad y diseño.

Los viajes por el mundo de los socios han convertido Pointer en una mezcla deliciosa de ingredientes y preparaciones diferentes. Se resaltan los sabores reales con materias primas poco vistas en España o elaboraciones en las que participan los comensales, como el trompo de tacos al pastor, que se sirve en la mesa acompañado de un barrilito que permite que te prepares los tacos a gusto. restaurante pointer

Pero en la carta, destacan las croquetas de pollo en pepitoria, los tacos de jaiba con un chupito de guacamole, el risotto de pichón y setas o el atún con guacamole y cebolla caramelizada con miel de caña. Además, se han introducido nuevos sabores del mundo, dando especial importancia al producto de mercado: los míticos Mac & Cheese, la ensalada de quinoa con gambones o el sándwich de langosta.




También tienen una carne potentísima, el Black Angus Prime, procedente de Nebraska, apuesta firme por la materia prima del grupo, como ya hicieran en Teckel con la hamburguesa del restaurante El Capricho. restaurante pointer

Todo esto se degusta con más tranquilidad en la planta de arriba. La decoración de María Villalón, toda de aire neoyorquinos, diferencia los espacios para que se distingan las experiencias. Arriba, la calma y las buenas vistas de la primera planta sobre la plaza de Colón. Abajo, un concepto neoindustrial con paredes de ladrillo visto, chapas metalizadas, techos industriales con instalaciones vistas y maderas envejecidas nos traslada a un ambiente más canalla en el que a las 00:00 se da la bienvenida al copeo con una canción que se ha vuelto un clásico de las noches de Pointer. Y a partir de ahí, cualquier cosa puede pasar. Pero lo dejamos detrás de las paredes de Pointer.

Los datos. Pointer. Calle Marqués de la Ensenada, 16. 910 526 928. Precio medio: 35 €. Más información en su web.

 






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

1 Comment

Post a Comment