Pum Pum Cafe cafetería brunch en Lavapies
10125
post-template-default,single,single-post,postid-10125,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Pum Pum Cafe, revolucionando el brunch (y el café) en Lavapiés

Pum Pum Cafe, revolucionando el brunch (y el café) en Lavapiés

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRNo se lleva el brunch en Lavapiés. Ni los cafés de orígenes. Pero Pum Pum Café tiene una cola los fines de semana en la puerta de su pequeña cafetería en la calle Tribulete que lo desmiente. Nos gusta el buen café y desayunar rico a cualquier hora. Aunque la apuesta de Pum Pum Café sea atrevida: es un establecimiento vegetariano (en una carnicería de 1800 que llevaba 30 años cerrada) con pan de masa madre, café de filtro, bizcochos caseros hechos en el día y ensaladas frescas. Pero ya los hay que se han aventurado y han acertado.pum08

El local no quiere llamar la atención, no está decorado por fuera y por dentro solo enseña el ladrillo de las paredes, las vigas de madera y los ganchos del antiguo negocio que hoy sujetan plantas. Sillas y mesas de colegio (un poco estrechas), un mostrador de pan traído de Holanda y una barra pequeña donde lucen una cafetera Marzocco, bizcochos variados, tazas y alfajores. Y sin embargo, en cuanto rascas, empiezas a encontrar los secretos del buen aterrizaje de Pum Pum Café.pum06

Papo Kling lleva 12 años en el mundo de la moda y quería experimentar con “algo pequeño, donde poder ser creativo y jugar un poco más”. “Hasta que Toma Café no llegó a Madrid, solo tomaba buen café cuando viajaba”, cuenta Papo. Fueron los warriors de la cafetería de Malasaña los que empujaron a Papo a abrir su propia cafetería y él embarcó a su hermano Dam en este proyecto. Amante del café, hacen catas de los granos que traen, saben a qué fincas pertenecen y encargan el tueste a pequeños tostaderos que están apareciendo en España.

El más potente es el café de filtro, su especialidad pero los espressos también son deliciosos. Papo me da café solo de filtro para que lo cate y dice que pongo “la cara de un pez de agua dulce que prueba por primera vez el mar”. Es verdad, no me gusta el café solo pero reconozco la calidad del aroma, los matices y la fuerza. Aunque echarle leche “es una atrocidad” (y ya no hablamos del azúcar), Pum Pum Café trae diariamente de la sierra de Madrid leche fresca para los menos iniciados en el arte del café como yo.pum05

Pero Papo reconoce que lo que le “pone es la comida”. “La clave es ser algo más que un buen café“, señala. Como él, el local es vegetariano pero han hecho mucho esfuerzo en tener de lo mejor, para que no eches de menos los componentes animales. El aguacate de los huevos camperos benedictine del brunch, los tomates y aceites orgánicos, las frutas de los zumos naturales exprimidos despacio y en frío… Se surten de las buenas fruterías y establecimientos del barrio.






Pero el secreto está en la miga: los panes expuestos en un precioso expositor holandés son de Madre Hizo Pan, el obrador de pan de los principales restaurantes de Madrid, y la bollería la elabora personalmente la madre de Papo y Dam: bizcochos de zanahoria, frambuesa, manzana, coco, platano, limón y hasta 12 especialidades diferentes, brownies, cookies, alfajores de maicena, lemon pie…  Son recetas familiares, de sus ascendientes de Europa del norte. Lo único que no hace son las medias lunas pero se hornean en Pum Pum.pum10

La cocina está abierta de 9 a 21 horas para que puedas comer ensaladas, sandwiches, hamburguesas vegetarianas, tostas o huevos a cualquier hora del día. Y por supuesto, el brunch. Hay dos versiones: la corta, que incluye café o té, granola bio tostada y horneada por ellos (sueño con ella, qué buena está) con yogur y fruta, una media luna artesana, zumo y un huevo benedictine sobre una tostada de pan y aguacate (delicioso) a un precio de 10 euros. La larga añade una cesta de panes y un cóctel mimosa y cuesta 15 euros. Acabas llena, os lo prometo y el precio es de broma en cualquier otro sitio de Madrid. Así, se explica que entre y salga gente todo el rato.

A la pregunta de ¿por qué Pum Pum Café?, Papo me contesta ¿y por qué no? Así que yo pregunto ¿y por qué no vamos a hacer brunch en Lavapiés? Ya me lo contaréis.

Los datos. Pum Pum Café. Calle Tribulete, 6. Horario: todos los días, de 9 a 21h. Precio: ensaladas, 6,5€. Sandwiches, 4,5€. Tostas, 2€. Café, entre 1,5€ y 3€. Más información en su Facebook






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

No Comments

Post a Comment