La Pecera: los helados soft más bonitos y ricos de Madrid - Me Gusta mi Barrio
14393
post-template-default,single,single-post,postid-14393,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

La Pecera: los helados soft más bonitos y ricos de Madrid

La Pecera: los helados soft más bonitos y ricos de Madrid

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVR

Luis, Giuseppina y Miguel

La Pecera ya tiene su puesto en el Top3 de las heladerías más bonitas de Madrid desde que nació. Y también en el de las más deliciosas. Su pequeñísimo mundo mágico submarino en Malasaña transporta al paladar y a la vista a esos paraísos imaginarios de la infancia donde todo era posible con solo elegir un sabor de helado. Porque, ¿quién no ha querido comerse un helado con cucurucho de pez y topping de algodón de azúcar, de nube tostada (¿os acordáis de quemaros con el mechero haciendo esto?) o de palmera y brownie? Divertidos, naif y deliciosos son los helados que están conquistando ya Instagram y Malasaña.

Dos altas máquinas custodian la pared del fondo de La Pecera, rodeados de escamas en distintos tonos de verde, azul y blanco. Son los surtidores de helado soft, una clase de dulce menos frío y más cremoso donde los sabores se aprecian de manera más inmediata y potente que en los helados tradicionales, que hay que paladear despacio para que se derritan un poco. Es un tipo de helado más difícil de encontrar en Madrid si no quieres comerte uno de las grandes cadenas de hamburguesas americanas. Sobre ellas, a modo de muestrario, aprecias los taiyakis, los bollitos con forma de pez que se sirven rellenos de dulce o como cono de helado.

La receta de los pececitos es propia pero la inspiración es japonesa. Helado y bollo, con estos dos elementos, los hermanos Aliff, Miguel y Luis, y Giuseppina Palladino crearon la fusión perfecta para su negocio en España. “Giuseppina y yo vivíamos en Canadá y descubrimos los taiyakis en Nueva York. Es un bollito japonés que se come relleno de alubias rojas. Cuando volvimos a Venezuela, quisimos montar un negocio relativo a esto pero no era posible. Mi hermano Luis, cocinero y publicista, vivía ya en España y nos dijo que nos viniéramos con él”, cuenta Miguel Aliff. Luis tenía interés en montar algo de helados soft porque no había en Madrid “pero necesitaba una manera de consumo divertida, diferente”. La idea de su hermano y su cuñada fue el elemento perfecto para completar el proyecto y La Pecera se llenó de peces helados y coloridos.

Una vez allí delante, puedes elegir entre cuatro sabores de helado: vainilla y chocolate fundente son los fijos. Los otros dos varían con los meses y nosotros probamos caramelo salado y té matcha, que se podían quedar también para siempre. Los helados rellenarán los taiyakis de vainilla o chocolate aunque se puede elegir añadir un fondo de nutella si se quiere.




Después eliges topping, a cada cual más goloso: brownie, palmera, gofre de vainilla, cookie, oreo o pretzel molidos o palomitas caramelizadas, algodón de azúcar, coco tostado, corn flakes, chocolate fundido o salsas de nutella, canela, limón tostado, caramelo salado o cheesecake con arándanos. Si no te decides, siempre puedes dejarte llevar por sus mezclas, con nombres tan sugerentes como pez unicornio, pez nuba o pez coco.

Y si no nos apetece helado, los taiyakis se venden rellenos, como los japoneses, pero de sabores más occidentales como nutella, mantequilla de cacahuete con mermelada o pie de manzana, “el postre favorito de mi casa”, explica Miguel. La capacidad de esta familia para innovar en la cocina viene de arraigo. La madre de los Aliff es de Nueva York y su padre, un veterinario venezolano con una fábrica de chuches orgánicas para perros (de donde también les vienen las ganas de emprender) mientras que toda la familia de Giuseppina es de Italia. Aun así, cada uno proviene de una rama profesional distinta como la educación, la publicidad o el periodismo.

La Pecera no solo se moverá en las aguas calientes del verano madrileño. Los cakes rellenos evolucionarán a rellenos más cálidos según camine el otoño y los sabores se adaptarán a la meteorología, junto con la oferta de bebidas calientes. Incluso nos avanzan que tendrán sabores salados para dar recorrido a este hábitat de peces de ensueño todos los días del año. Seguro que más de uno se hace adicto.

Los datos. La Pecera. Calle Velarde, 2. Horario: de 14:30 a 22:30. Precio: taiyaki helado, 3,5 euros sin topping y 4,5€ con topping. Cakes desde 3€. Más información en su Facebook

*Fotos de Paco Montanet






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

No Comments

Post a Comment