¡La Colmena Que dice Sí!: los productos de Madrid, en tu barrio - Me Gusta mi Barrio
14774
post-template-default,single,single-post,postid-14774,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

¡La Colmena Que dice Sí!: los productos de Madrid, en tu barrio

¡La Colmena Que dice Sí!: los productos de Madrid, en tu barrio

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+




¿Sabes todos esos productos gastronómicos que te chiflan cuando vas al Mercado de Productores o al Mercado de Motores? ¿Esa tienda ambulante de fruta que ponen en estos mercados, donde las vecinas hacen cola con el carro y tú no tienes ni idea de qué hacer para comprarles a ellos habitualmente? ¿Y esa carne de Miraflores de la que todo el mundo habla? ¿Cómo hago para tenerla en casa? Pues, amigos, a través de ¡La Colmena Que dice Sí!, un proyecto precioso que se define como una “iniciativa de consumo local que conecta consumidores y productores de proximidad con la creación de comunidades llamadas Colmenas”. Es decir, pequeños grupos de consumo vecinal con un Responsable al frente que organiza toda la infraestructura y que consiguen traerte a tu barrio productos de alimentación de pequeños productores madrileños (o alrededores) para que tu nevera goce de una salud y una calidad estupenda.

¿Cómo funciona? Si solo quieres ser consumidor, tienes que entrar en la web y darte de alta en La Colmena de tu elección. En la ciudad de Madrid, hay 28 colmenas por todos los barrios y en la Comunidad, unas 43 comunidades. Además, hay en construcción alrededor de otras 30, según me cuenta Anna García, responsable de Comunicación de ¡La Colmena Que dice Sí!. El proyecto surgió en Francia en 2011 y llegó a Barcelona y Madrid en el verano de 2014 con la intención de apoyar la agricultura local y potenciar un cambio de modelo de consumo con impacto real a través de emprendedores sociales y digitales, gente individual que decide montar las Colmenas en sitios relevantes de sus barrios para fomentar el consumo consciente y la vida entre vecinos.

Una vez has elegido La Colmena que más te conviene y te has dado de alta de manera gratuita, puedes empezar a ver productores y los precios por producto. Para que una Colmena funcione, “tiene que haber entre 15 y 25 productores que cubran las necesidades básicas de los compradores: fruta y verdura, carne, lácteos, pan y huevos y unos 100 consumidores registrados”, detalla Anna.

Los productores pueden ser los que ya estén en la red de las Colmenas (siempre que estén de acuerdo) u otros nuevos en un radio máximo de 250 kilómetros de distancia, aunque la distancia media sea de 43 kilómetros. En Madrid, las Colmenas tienen entre 20 y 25 productores y elaboradores locales. Se piden tantos consumidores mínimos por Colmena es porque no hay compromiso de pedido mínimo y la fidelización se hace poco a poco. “Si no hay una base amplia de consumidores, a los productores no les sale a cuenta venir”, explica Anna. Al ser tantos vecinos, la labor del Responsable de la Colmena se hace imprescindible para gestionar tantos pedidos y productores.






Cada semana, el Responsable de la Colmena abre la venta online de los productos disponibles en esa semana. El consumidor tiene seis días para hacer su pedido, que se recogerá en el día y hora estipulados para esa comunidad en el espacio del barrio. Se paga al hacer el pedido, lo que ahorra transacciones económicas a la hora de la recogida. Los vecinos pueden aprovechar este momento de la entrega de los pedidos para conocer a los productores que han ido a llevar los artículos, intercambiar ideas y experiencias, sugerencias y anécdotas así como estrechar lazos de vecindad con el resto de los consumidores de La Colmena. En muchas ocasiones, los Responsables de las Colmenas organizan actividades paralelas para dinamizar las entregas como charlas, conciertos, degustaciones de los nuevos artículos y otros encuentros.

¿Es más caro? Hombre, pues más que el Mercadona sí, obviamente. Pero los precios tratan de estar ajustados y ser asequibles para que atraigan a más gente. Hay que tener en cuenta que la relación comercial se ahorra precisamente al propio Mercadona, no hay cadena de distribución porque la relación es directa consumidor-productor. Esto permite que el agricultor o ganadero cobre un precio más justo por sus productos y aún así, que el consumidor no empeñe un ojo en comer de otra manera.“Son los productores los que ponen sus propios precios y condiciones de comercialización. Son los precios que deberían ser para respetar el trabajo de los productores y elaboradores”, explica Anna. El productor paga un coste de servicio de un 16,7% de la recaudación total de la venta semanal (8,35% para el Responsable de la Colmena y 8,35% para el proyecto global) que se encargan de mantener la plataforma de ecommerce, gestionar las remuneraciones de manera rápida y eficaz, de hacer todas las labores de marketing y comunicación y otros servicios añadidos. 

¿Merece la pena? Pues yo creo que sí, porque la calidad del producto que llega a tu mesa es considerablemente mejor y el dinero que dedicas a la alimentación está mejor aprovechado. No se pierde en intermediarios y permite fomentar la agricultura, ganadería y artesanía locales. Haz la experiencia ¡La Colmena Que Dice Sí! y decide por tí mismo. Igual puedes gastar un poco más y comer mucho mejor.

Mi Primer Festival de Cine

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

No Comments

Post a Comment