La Casa Tomada: arte y bocadillos XXL en Malasaña
8884
post-template-default,single,single-post,postid-8884,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

La Casa Tomada, arte y bocadillos XXL en Malasaña

La Casa Tomada, arte y bocadillos XXL en Malasaña

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+





Al restaurante La Casa Tomada hay que ir con hambre. Con hambre, con sed y con curiosidad. Y a ser posible, acompañado. Porque este restaurante y galería de arte abierto en Malasaña pretende saciar las necesidades humanas a base de bocadillos gigantes de autor, cervezas artesanales y exposiciones de artistas emergentes, libros y muy buena conversación. No se doblan turnos, no hay prisa por marchar, el objetivo es encontrar un espacio en el que comer mucho, bien y tan a gusto que den ganas de quedarse un rato más. Y otro. Y otro. Y de volver otro día con más hambre.LCt07

La Casa Tomada es un cuento al revés. Un desasosegante e hipnótico cuento de Julio Cortázar dado la vuelta. Si en La Casa Tomada de ficción, una presencia desconocida echa a dos hermanos de su casa, en la Casa Tomada de verdad, los hermanos Del Pozo, cocinero uno e ilustrador el otro, hicieron realidad la historia de sus vidas simplemente tomando la casa de su madre. Se inventaron un coqueto restaurante con galería de arte en el patio de la casa materna en San Felipe (capital del estado de Yaracuy, en Venezuela). Tuvo tanto éxito que fueron quedándose con más espacios y arrinconando a su madre hasta que sólo le quedó el dormitorio y poco más.

lct01

La primera Casa Tomada, en Venezuela

La situación en Venezuela obligó al cocinero José Antonio a cerrar el proyecto y dar el salto a España, donde lo ha revivido en la calle San Lorenzo. “Me gusta esta calle porque está en el centro pero no es bulliciosa, no hay muchas cosas. Quiero que la gente venga a La Casa Tomada a propósito, crear un punto al que llegar”, me cuenta José Antonio.

La carta es fruto de la experiencia culinaria de José Antonio, que lleva experimentando con los bocadillos gourmet y de autor desde la Universidad. “Los vendía en el maletero del coche, en los descansos entre clases. Ahorraba para pagarme un viaje a España y me fue tan bien que pagué el mío y el de mi hermano”, cuenta. En el menú, 17 tipos de bocadillos especiales de ternera, pollo o roast beef (con receta única), todos distintos pero algunos “memorables”. Combinaciones entre panes sorprendentes y deliciosas, con inspiración asiática (los hermanos vivieron en China un tiempo), india o americana (por al cercanía de Venezuela con EEUU) o fruto de la imaginación prolífica de José Antonio. Tanto las salsas como los panes son artesanos.LCT09

El restaurante también apuesta por los perritos calientes, donde el Perro con todo  se lleva la palma con su combinación de aguacate, patatas, ensalada y queso en polvo. “El mercado de las hamburguesas está saturado”, asegura el cocinero. Y también se puede elegir por una carta de patatas fritas caseras, acompañadas de hierbas o picantitas. Eso sí, las más “locas”, las más extravagantes y deliciosas son las Chili Cheese Fries, un platazo de patatas con chili con carne, queso fundido, jalapeño, cebolla, cilantro y bacon que, además de ser lo más colorido del mundo, es altamente adictivo.

Empecé diciendo que hay que ir con hambre. O dispuesto a compartir. Porque las cantidades son tales que sorprenden al más bruto comiendo. El chef siempre se ríe a ver las caras de la gente cuando sacan los platos. No, no hay versiones más pequeñas. Como apuestan por apoyar lo pequeño, cuentan con una carta de cervezas artesanales como Mustache, Cibeles, Flying Dog, Hop Fiction, Rouge Nation y Beavertown.lct06






Pero La Casa Tomada no es sólo bocatas gigantes. De las paredes, cuelgan las piezas de la colección privada que los del Pozo crearon con las últimas exposiciones realizadas en la sede venezolana. Quieren repetir experiencia y albergar exposiciones temporales de artistas emergentes que no tengan donde mostrar sus obras. Y para fomentar la conversación, que la gente reconecte y suelte un rato el móvil, además de los platazos y las exposiciones, La Casa Tomada tiene un espacio secreto en el sótano, sin wifi, sin cobertura de móvil, sin servicio de camareros. Para tomar un cerveza o un vino con amigos y disfrutar de la buena conversación.

Los hermanos cortazarianos salieron de su casa con solo una colección de sellos y las llaves del edificio en el bolsillo. Las tiraron a la alcantarilla, “no fuese que a algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada”. No pudieron volver. Yo me fui de La Casa Tomada madrileña con la llave del portón en una cajita, así que tengo que repetir. Y espero que vosotros también lo hagáis.

Los datos. La Casa Tomada. Calle San Lorenzo, 9. 915138448. Horario: de martes a domingo, de 13 a 00h. Precio medio: 15€. Tienen menú por 10€ al medio día. Tenéis más información en su Facebook, Instagram, y twitter.

 






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

2 Comments
  • yolandabenitoplaza

    13/12/2015 at 16:49 Responder

    Me gustaba este restaurante hasta que me robaron. Me cobraron las bebidas y nunca me las trajeron en el servicio a domicilio. Cuando llame para ver como podíamos solucionarlo me dijeron que no había solución y que si quería recuperar mi dinero tendría que pedir otra vez. Así que me tengo que dejar otros 25 euros que es el mínimo para pedir en el restaurante del que no querría tener ninguna otra noticia.

  • […] amigos. Porque no sois de los que os coméis un bocadillo con cuchillo y tenedor… ¿no? Cervezas artesanas, bocadillos de autor extra grandes, buena música y exposiciones de artistas emer…. Un par de bocadillos y unas chili cheese fries para compartir. No puede haber un plan mejor para […]

Post a Comment