Garbel, taberna urbana con historia en Chueca - Me Gusta mi Barrio
10953
post-template-default,single,single-post,postid-10953,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Garbel, taberna urbana con historia en Chueca

Garbel, taberna urbana con historia en Chueca

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+





Muchos bares en Madrid han respetado la historia del local anterior cuando han cambiado de manos. Pero en Garbel, la historia era ineludible. Abierto desde 1940, es Carmen García, la nieta de los dueños originales, quien resucita esta taberna, castiza donde las haya, pero con otro aire. Su intención es respetar el fondo con una forma nueva, moderna y urbana, cosmopolita. Así, tiene una oferta variada que agrada a todos los paladares en un espacio con personalidad y muy acogedor.garbel06

Garbel es el acrónimo al revés de Belarmino García, que abrió una bodega de vino a granel en 1940. Puso tanto empeño que incluso se vistió allí para casarse, en lugar de en su casa. La taberna clásica se unió a una sala de juegos en los ’60 pero fue a partir de los ’80 del siglo pasado cuando se convirtió en una auténtica casa de comidas. Especialistas en bocatas de calamares y de tortilla, contaban con una cocinera filipina que sumaba sus recetas, exóticas para la época, a la carta tradicional. “Había colas en la puerta para comer bocadillos”, destaca Carmen.

Ahora, la entrada la domina un enorme grafitti, obra de Nicolás Villamizar, de gran colorido y múltiples trazos entrecruzados. Aparcada junto a la obra de arte, una moto custom pretende dar la idea de que aún nos encontramos en la calle. Es la zona del picoteo, con mesas altas y dominada por una gran barra preparada para aperitivos y afterworks. Al fondo, se esconde la zona más relajada, presta a las meriendas, las copas tranquilas y las confidencias. La zona de las mesas cierra con un precioso columpio blanco donde relajarse, todo obra del arquitecto Jesús Sanz Julián y diseñado por José María Eiriz en colaboración con la interiorista Yennifer Velasquez.garbel01

Con estos mimbres, Carmen García ha construido un restaurante divertido, juvenil e informal pero que bebe de sus fuentes para configurar la oferta gastronómica. Así, ofrecen por ejemplo una selección de bocadillos elaborados al momento con panes personalizados de 15 centímetros como el clásico de calamares pero servido con pan negro; pollo con verduras servido con pan de curry; de tortilla con pimientos verdes o de roast beef, berenjena y brie.garbel03






Además, ha recuperado a la cocinera que tenía su familia, la filipina Nanie Baldovino, con lo que encontramos sus tallarines con verduras y gambas y rollitos Garbel (miniprimavera con carne y verduras), entre los platos principales. Su sello es entonces esta comida urbana y sin complejos, que se remata con una hamburguesa XXL, huevos rotos con sobrasada, patatas bravas MUY picantes (que a Carmen le chiflan), milanesa, lomo de salmón con verduras, ensaladas o medallones de solomillo de ternera con salsa de boletus. Cuentan con un obrador que les hace deliciosas tartas como la red velvet o el bizcocho de chocolate con nueces.garbel05

A veces, el centro puede ser un lugar confuso, donde no sabes elegir si vas con amigos. Enfila la calle Infantas y entra en la diversión de Garbel.

Los datos. Garbel. Calle Infantas, 28. 91 601 52 66. Precio medio: 25€. Horario: de lunes a jueves, de 13h a 00h; viernes y sábados, de 13h a 02h; domingos de 13h a 20h (horario de cocina, todos los días de 13h a 17h y de 20h a 00). Sigue sus avances en su web o su Facebook.

garbel02






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

1 Comment

Post a Comment