El Kiosco Gastrobar: raciones y picoteo en Las Rozas
8740
post-template-default,single,single-post,postid-8740,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

El Kiosko Gastrobar: fieles al picoteo más honesto en Las Rozas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRPara llegar al Kiosko Gastrobar original, nos perdemos por una calle residencial de Las Rozas hasta alcanzar un antiguo kiosco de jardineros en medio de un bulevar. Como una isla del tesoro, el resplandor de las bombillas que son su seña de identidad marcan el lugar donde atracar esta vez. El Kiosko Gastrobar invita a parar, a disfrutar con amigos o en familia de su carta honesta, pensada para comer con las manos, picotear y compartir. Desde el desayuno a las copas de después de la cena, el Kiosko ofrece elaboraciones sencillas en las que el producto de calidad es la estrella.kiosko07

Roberto de La Cuerda es un apasionado de la hostelería, que encontró en la crisis una oportunidad para lanzarse. “Pero yo quería un restaurante equilibrado: bonito, que se coma bien y que no sea muy caro. Pero además, me he esforzado en hacer un sitio cómodo, en el que se esté muy a gusto”, me cuenta Roberto.  Y mantienen fortalezas de los bares de siempre, como las buenas tapas con la caña bien tirada, el vermú de grifo y las patatas bravas hechas con pimentón.

Y así, rodeados de una decoración industrial con muchos guiños vintage, se abre el apetito para entrar sobre una carta pensada para compartir, Eso sí, las hamburguesas son la estrella. “Son de carne de La Finca Jiménez Barbero. Todo el producto que traigo es de alta calidad, ajustando mucho mis márgenes para hacerlo asequible al cliente”, afirma Roberto, que hace hincapié en que lo que quiere es una oferta “honesta”. Sin obviar a las ricas hamburguesas, merece la pena probar los tartares de atún y salmón, los ricitos de calamar (o el bocata con mayonesa y kimchi), el espeto de pulpo, la minitortilla en sartén o las croquetas. Y sorprende que casi nada viene en un plato. Las raciones vienen en cestas, vaporeras, cajas, latas, sartenes que potencian la presentación de los productos, para no dejar a nadie indiferente.kiosko06

De postre, las tartas de receta propia pueden poner el broche a una comida o dejar que sean las copas las que lo hagan. Los dulces se pueden tomar también como desayuno y merienda. En la carta de vinos, algunos clásicos pero la mayoría, opciones diferentes poco conocidas pero muy interesantes a precios comedidos.

Pero no hace falta irse hasta las Rozas para probar el Kiosko. La enseña ya tiene varios establecimientos como el de Pozuelo o el del Heron City. Pero, además, tiene una flota de food trucks que participan en todos los eventos gastronómicos de Madrid y que no va a parar de crecer. Pronto te los encontrarás donde menos te lo esperes. “Me compré un food truck antes de que surgiera todo esto porque me enamoré de la idea en EEUU. Me costó un pastón y lo tenía de adorno en la puerta del Kiosko. Pero yo sabía que íbamos a vender los platos del Kiosko en toda España”, me cuenta Roberto, que embarcó al núcleo duro de su equipo de trabajo en la aventura. Ahora viajan desde Bilbao a Valencia o Sevilla, de evento en evento y fueron unos de los primeros en apostar por el mercado mensual de food trucks Madreat Market, de lo que se enorgullecen mucho ahora. “Me encanta ser de los clásicos de Madreat”, afirma.kiosko09

De hecho, la ilusión de Roberto es que El Kiosko se convierta en “un clásico”. “Yo quiero tener 90 años y seguir viniendo cada día a ver cómo se ponen las cañas y las raciones aquí”, me cuenta. Por eso, pese al éxito y la expansión, mantiene firme los pilares que estableció desde el principio y cuenta que crecen “con mucha cabeza”. “Los negocios son cíclicos, hoy está arriba y mañana, no. Hay que tener constancia, esfuerzo y ser honestos para que la clientela vuelva”, dice.kiosko01

Unos de sus clientes más fieles son los primeros que pisaron El Kiosko. Una pareja de recién casados llegó a la puerta cuando aún no habían abierto y pidió celebrar su boda en ese mismo día allí mismo. Y lo hicieron, una pequeña cena íntima bajo esas bombillas mágicas. Y ahora vienen todos los fines de semana. Yo también he repetido y voy camino de tripitir. Espera que no seas tú también la que se convierta en una asidua del Kiosko, allí donde esté.

Los datos: El Kiosko. Calle Kalamós, 19 (Las Rozas) / Calle San José de Calasanz (Pozuelo) / Herón City Las Rozas. Precio medio: 20-25€. Consulta su página web para estar al día de horarios y reservas.






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

4 Comments
  • Confeti en los bolsillos

    27/10/2015 at 10:21 Responder

    Tiene muy buena pinta. Esperaré a que pase esta lluvia (tan necesaria por otra parte) para disfrutar plenamente de este jardín.

    • Noemi

      27/10/2015 at 23:14 Responder

      Tiene una pérgola cubierta que es una maravilla, puedes ir aunque llueva
      Un besazo bonita!!

  • […] Perro Verde, Chifa, Mama Framboise, Arzábal, Ma Petit Creperie, Lise y Leti, La Finca, San Wich, El Kiosko, Taberna Rufina, Mercato Ballaró, Diwali, It Dogs, La Trastienda Tapas, Tepic, La Cuchara, […]

  • […] Verde, Chifa, Mama Framboise, Arzábal, Ma Petit Creperie, Lise y Leti, La Finca, San Wich, El Kiosko, Taberna Rufina, Mercato Ballaró, Diwali, It Dogs, La Trastienda Tapas, Tepic, La Cuchara, […]

Post a Comment