La Pecera de CBA: placer estético en el centro de Madrid
16270
post-template-default,single,single-post,postid-16270,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

La Pecera de Noche: placer estético en el Círculo de Bellas Artes

La Pecera de Noche: placer estético en el Círculo de Bellas Artes






«Aquí se reúnen los peces gordos», dijo alguien al pasar frente a los ventanales de la planta baja del Círculo de Bellas Artes. El interior del edificio de Antonio Palacios, en la marea de la calle Alcalá, es la pecera en la que nadan los comensales. Un destino gastrocultural necesario en el centro de Madrid con una generosa terraza a pie de calle. Queremos ser gordos peces. 

La Pecera del Círculo de Bellas Artes es un restaurante de encuentro a medio camino entre la pintura, la música, el monumento y la gastronomía. Un templo decimonónico dentro de otro templo. Un rincón histórico de la capital que, de mano del grupo Hospress, acaba de vestir de largo un nuevo concepto.

La Pecera: internacional con producto español

La Pecera de Noche es una apuesta capitaneada por el chef Carlos López de los Reyes para las tardes y las noches que se antojan largas. “Tenemos una carta con propuestas de diferentes países como Japón, Perú o México, pero el producto es español”, nos cuenta. Cocina internacional para clientes internacionales, turisteo y paladares atrevidos.

Variedad de sabores, trampantojos, sorpresas y una generosa bodega son el apoyo de los platos ideados por Carlos. No te lo pierdas, porque ha creado una carta de sales y otra de pimientas. Maridar una carne de la casa con una cata de sales es una experiencia que justifica la visita. El precio medio de la cena es de 40 euros.

Gozamos de un menú largo y estrecho de 10 platos representativos de la carta. Abunda el juego en las sugerencias de Carlos, así como los guiños y la multitud de sensaciones. “Queremos sorprender con sabores que he descubierto por el mundo y con el mejor producto disponible”, nos cuenta.

la pecera

La noche arranca con un picoteo de sashimi de corvina con una variante de garum, la salsa de pescado favorita de los romanos, y unas sabrosas codornices con limoncillo confitado en cúrcuma. Nos esperan tres actos, así que conviene respirar para no convertirse en pez gordo antes de tiempo.

El primer acto tiene tres escenas que gozar bajo las enormes lámparas de época del peceril salón: pipirrana de tomate y mango con sardinas ahumadas (rebuenas) y tosta de tomillo; decente ensalada de pastrami NY con tomate rosa y ajo negro; y divertidos hongos shitaki en salsa de huesos tostados con panceta melosa.

la pecera






En el nudo del asunto que tenemos entre manos, Carlos nos sorprende con un nam de papaya en nogada con granada y pétalos, uno de nuestros favoritos de la noche, y una juguetona tortilla de changurro con hinojo fresco. Vamos regando la velada con un rueda de Viore y los ánimos se caldean.

la pecera

El tercer acto es una oda al batir de mandíbulas con ritmos de un Bierzo de Petit Pittacum. Sumergidos en La Pecera, damos cuenta de un mítico atún Toshiro, un magrét de pato marinado en misho con nabo daikon estofado y el gran momento de la velada: la selección de carnes (picaña brasileña, solomillo arranchera mexicano y lomo bajo de vaca gallega).

la pecera

¿Qué tiene de especial comer carne en La Pecera de Noche? La repentina selección de sales y pimientas del mundo que Carlos ha recopilado como compañía. Sales de todos los colores, aromas y procedencias, con diferentes granulados y texturas, que se despliegan sobre la mesa en un frenesí de sabores. Es una cata de sales, un juego necesario.

la pecera

A estas alturas hemos criado branquias y rebosamos de gozo, y nos queda poco para ser peces gordos. Pero queremos conocer el desenlace de esta propuesta nocturna: los siempre necesarios dulces. Tres postres tres. Cremoso de mascarpone y vainilla de Madagascar con manzana, toffee de castañas y un divertido remate final: un trampantojo de morcilla y brioche. Una fiesta de chocolate, en realidad.

La Pecera de Noche es un restaurante para dejarse sorprender y relajarse, disfrutar de las vistas del salón y acabar con un cóctel, que para algo tiene una barra de destilados con una poquitas (900) referencias para todos los gustos. Date un pirulo por el Círculo de Bellas Artes y nos cuentas qué tal la experiencia en los comentarios. De nada.

Los datos. La Pecera del Círculo de Bellas Artes. Calle Alcalá, 42. Precio medio 40€. De 9:00h a 01:00h de lunes a jueves. Viernes y sábados de 9:00h a 03:00h. Domingos de 9:00h a 24:00h. Web.






Guillermo Escribano

Ha sido Indiana Jones y Clark Kent y, ahora, dedica sus energías a las letras más puras. Escribe hasta dormido aunque sueña despierto. Pongamos que habla de Madrid.

No Comments

Post a Comment

MeGustaMiBarrio en tu correo

 

¿Quieres saber lo que se cuece en Madrid?
Suscríbete para no perderte lo mejor de la ciudad y recibirás sorpresas, planes y promociones exclusivas. No te inundaremos de spam.

Acepto recibir mensajes con noticias y promociones de Me Gusta Mi Barrio

Ver la Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies