Tripea: experiencia flipante en el Mercado de Vallehermoso
15853
post-template-default,single,single-post,postid-15853,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Tripea: experiencia flipante en el Mercado de Vallehermoso

Tripea: experiencia flipante en el Mercado de Vallehermoso

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+





Tripea es una experiencia rara. No digo diferente, digo rara. Y no sé si el mundo está al revés o soy yo el que está cabeza abajo. Una película de las que molan, de las que se disfrutan, de las que hay que probar en el Mercado de Vallehermoso. Tripea es comida callejera, servida en barra, dentro de un mercado y que fusiona sabores del Perú, españoles y del Oriente Lejano. Ahí queda eso, majas y chulapos, en Chamberí.

tripea

Roberto Martínez Foronda, del equipo fundador del célebre Nakeima, es el responsable de este necesario despropósito triperil. Lleva entre fogones desde los 17 años y ha trabajado con Darío Barrio y Andrés Madrigal, ha pasado por El Celler de Can Roca, por una experiencia amazónica en Malabar (Perú) y, de vuelta en Madrid, con Pedro Arévalo.

Hasta hace poco estaba en Kena. “Sigo haciendo lo mismo pero más personal. Una cocina bien elaborada, muy pensada, sabrosa y potente”, nos cuenta desde la barra de Tripea. Y aclara: “cocinamos con intuición e inmediatez, estamos aquí para disfrutar. Todo el equipo”.

Tripea

Tripea está en la planta alta del renovadísimo Mercado de Vallehermoso. Tiene una mesa superlativa para 16 comensales, sentados en banquetas, que comparten mundología, charleta y unos platos jugosos. “Está pensado para compartir y divertirse”, explica Roberto. De hecho, las patenas van y vienen mientras un generoso hilo musical llena un ambiente distendido.

Tripea: cocina llamativa

Estamos a dos carrillos y las señoras del barrio nos miran de reojo, echan de menos sus visillos. Una pareja de jubilados aparca un carrito de la compra y echa una ojeada a la llamativa cocina de Tripea, estrecha y a la vista, que es una olla a presión de buenos caldos.

Tripea

“No nos atamos con nada y estamos siempre experimentando con platos nuevos. El proceso de creación es muy emocional, así que a veces sale bien a la primera y a veces no. El caldo es, siempre, lo más importante”, admite Roberto.

Tripear es comer agusto y a eso se viene aquí. El plan es sencillo: menú cerrado de elaboración diaria, que alterna platos fijos con lo que haya en el mercado por unos 35€. Seis platos seis. Prepárate para una explosión de sabores y suelta el cinturón, que te va a hacer falta. De aquí sales rodando y con una sonrisa tonta.






Tripea

¿Y qué se come? El primer acto es pacífico, una sopa del Amazonas con maíz, cilantro, cacahuete y ají amarillo, para avisar al paladar de que llega un tiradito de lubina salvaje con leche de tigre y fruta de la pasión, ácido y sorpresivo. Poco después, aún paladeando, nos caemos dentro de un bol de setas shiitake con cebolleta, jengibre y crema de huevo frito.

Tripea

Segundo acto. Duelo a muerte de cucharas. Razón: el ceviche de mejillones abiertos al wok con leche de tigre de ají amarillo. Desenfundas los mejillones de las conchas y los mezclas con la salsa, bendita sea, tú mismo, mirando de reojo al otro lado de la mesa. Un bocado carnoso, cítrico y para echarse al coleto sin hablar, que luego habrá tiempo de comentar el lance.

Tripea

Tercer acto. Un cremoso curry verde de boletus con chipirones fritos (con ligereza) y el remate tripero, un wonton frito de pato confitado, mole, granada y kikos. “Por fusionar, hasta añadimos sabores mexicanos”, explica Roberto. Una mezcla bien llevada para cerrar un largometraje de acción con sabores intensos.

Puedes bajar esta alucinante película con agua de Madrid. Nosotros le dimos a la cerveza, que marida bien con los sabores peruanos y ayuda en las transiciones. Hay carta de vinos y champaña, que sepamos.

Al fin, aún satisfechos, queda la escena post créditos. Una gigantesca cookie caramelizada, servida en una pequeña paellera, protagonizada por leche condensada, nata y helado, tres actrices de dulzor. Reserva una mesa, prueba la experiencia y nos dejas unos piropos en los comentarios.

Los datos. Tripea. Mercado de Vallehermoso, puesto 44. Vallehermoso, 36. 918286947. Precio medio de 35€ + bebida. https://www.tripea.es/






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Guillermo Escribano

Ha sido Indiana Jones y Clark Kent y, ahora, dedica sus energías a las letras más puras. Escribe hasta dormido aunque sueña despierto. Pongamos que habla de Madrid.

No Comments

Post a Comment