Club A de Arzábal: restaurante secreto junto al Retiro
5564
post-template-default,single,single-post,postid-5564,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Club A de Arzábal: un escondite secreto al alcance

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVREl Club A tiene morbo. Es de estos placeres un tanto inalcanzables, un pecado que te gustaría repetir. El Club A es un restaurante prácticamente secreto en el barrio de Salamanca, muy cerca del Retiro en el que cenar o tomar una copa es toda una experiencia. Entrar es como colarse en una fiesta en la que todos te reciben con un guiño cómplice y su carta y sus cócteles son una delicia. Es caro, sí, pero es de estos caprichos que te quieres dar, porque sabes que contarlo será un gustazo.

club01

La entrada no hace sino aumentar la sensación de clandestinidad. Un portero te abre una puerta negra con una A enorme y te deja en un hall con otra segunda puerta que no se abre hasta que no cierras la primera. Iván Morales, dueño (con su socio Álvaro Castellanos) de la exitosa taberna Arzábal y de este club, me explica que este sistema permite “iniciar un viaje. Dentro del club, puedes estar en cualquier parte, es extraño pero a la vez es como estar de vacaciones. No ves la luz, puedes no saber qué hora es, sólo tienes que pensar en relajarte y disfrutar”.club02

Recibe al visitante entonces el primero de los espacios del club, un atractivo living room decorado en negros y dorados, con espejos en los que refleja la tenue luz y presidido por una espectacular barra, donde los destilados premium son los reyes. “No te esperas que vaya a ser así”, dice Iván y yo confirmo. La estética recuerda a los clubs neoyorquinos y a la Ley Seca, a ese secretismo. “Esta idea de los clubs funciona en Londres, en Berlín, Copenhague o Milán pero en todos ellos, cojea la parte gastronómica. Es más la expectativa que lo que recibes y nosotros queríamos ampliar la experiencia”, explica Iván.

Iván y Álvaro suman su consolidada experiencia en Arzábal con su pasión por la comida japonesa y presentan una carta con opciones tradicionales mientras un sushiman prepara presentaciones niponas al momento en la planta de abajo. Y cuando bajas, parece que te sumerges en una biblioteca o en un club inglés de caballeros. En sus sofás chester, puedes paladear tranquilamente coca de verduras y sardinas, arroz con pichón de Bresse, hamburguesa de pularda, croquetas o jamón de Arturo Sánchez. “La estructura de la carta es muy potente, con un nivel en la materia prima altísimo pero condicionada al lugar. Son platos sencillos de comer, pensados incluso para picar con la mano”, asegura Iván.club04

Y claro, mientras disfrutas del jamón, las croquetas, una mortadela de trufa de morirse o de los originales niguiris, pues como que pega una copa, de ginebra o de champán. Lo pide el ambiente. La coctelería está dirigida por el barman Pablo Collantes y ofrece hasta 40 variedades de cócteles, desde clásicos a versiones y la champanería cuenta con más de 160 referencias.

Aquí puede esconderse quien quiera con sólo hacer la reserva a través de la web (o acercarse una noche a husmear) pero, como buen club, también tiene socios. Por 300 euros al año, el club A programa actividades especiales para sus fieles, desde eventos deportivos, artísticos, culturales o de moda (tuvieron unos pases VIP para los desfiles de la Semana de la Moda en Madrid, que volvieron loc@s a much@s), catas, pruebas de motor y además, da entrada a los reservados. Un pequeño lujo secreto, perfecto para sibaritas y para darse un capricho un día muy especial. ¡No lo andes contando!

Los datos: Club A de Arzábal. Calle Antonio Acuña, 19.
Precio medio: 45€. Cócteles desde 10€. Botellas de champán desde 49€. Horario: de martes a sábado de 14 a 02:00. Los domingos, de 14h a 01:00. Los lunes cierra. Teléfono de reservas: 91 435 88 29. Horario de atención teléfonica: de 13:00 a 01:00, de martes a domingo. Pocos detalles más en la web

*Fotos cortesía de la organización






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

6 Comments

Post a Comment