Embolao: comida callejera y divertida en Chueca que tienes que probar
16455
post-template-default,single,single-post,postid-16455,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Embolao: comida callejera y divertida en Chueca

Embolao: comida callejera y divertida en Chueca

MisterioDelUmbral_banner

Embolao está en una esquina discreta de Chueca, pero es un rincón con mucho ir y venir de personas. Turistas, señoras, oficinistas con prisa y gente de barrio que deambula en busca de un sitio donde tomar algo rápido pero rico. Tienen suerte de encontrarse con este pequeño local rosa donde el color, el sabor y la textura de su comida callejera lo son todo.

embolao

Embolao es un sitio algo gamberro, urbano y oriental, que se ha inventado el chef Javier Aranda, el mismo de la estrella Michelin de los restaurantes Gaytán y La Cabra. ¿Qué hace un chef de primera línea abriendo un local de street food?

“La idea surge por la ilusión de poder ofrecer a Madrid un producto que consideramos que con el paso del tiempo se ha ido devaluando y se ha perdido entre otras opciones novedosas”, responde Javier, que añade que “nuestras ganas de emprender nos hicieron pensar en muchos conceptos, pero el street food es la mejor forma de plasmar ese afán por ofrecer cosas nuevas que nos caracteriza”.

embolao

En Embolao te encuentras los caprichos habituales en la comida callejera: pizzas, perritos y waffles con helado. ¿La diferencia con otros locales? Productos de primera y una masa secreta. Por cierto, no hay manera de que Javier nos desvele cómo la prepara: “Con mucho cariño… ja, ja. Ese es nuestro secreto”.

Bien guardado. Y es que el concepto de Embolao gira alrededor de esta masa elaborada como gofre con burbujas, en la onda de los waffles de las calles de Hong Kong. Creemos que la conocida meticulosidad de Javier es el secreto de ese “cariño” de su masa. La harina viene de los trigos más tiernos de una almazara de Cádiz y los huevos son de una granja de aquí, de Madrid.

embolao

Los waffles embolaos se sirven en conos, se rellenan con helados caseros elaborados en La Cabra y se decoran con crumbles caseros, mashmallows de merengue italiano, siropes de rechupete, caramelo de tofe y chocolate francés Valhrona. Nuestro waffle nos encantó.






La textura de la masa era increíble y, aunque lo disfrutamos como postre, se puede comer a todas horas, en cualquier circunstancia, varias veces sin parar hasta que salgas rodando como nosotros. Hubo batalla de cucharas por terminarlo.

En Embolao hay otros vicios buenos. La pizza, por ejemplo. La base es parecida a los waffles pero con una pizca de sal y un forma hexagonal, para que las porciones sean regulares. Aquí el secreto está en la salsa de tomate al sarmiento, que es receta de la madre de Javier y que ella misma elabora en su pueblo toledano.

embolao

Los ingredientes que van por encima de la salsa son frescos y como colofón tienes 5 tipos de quesos. Nuestra pizza voló de lo rica que estaba. La masa, tierna y ligera, nos dejó satisfechos pero no llenos, lo que se agradece en un local de comida callejera.

En este orden inverso a nuestra experiencia, acabamos con lo que empezamos en Embolao: los perritos calientes. El pan de brioche con mantequilla seca tiene un sabor especial y está mullidito. Nos cuentan que se hornea cada día en el restaurante de Javier. Las salchichas son Bratwurst y de varios sabores. Probamos la de curry, que es una delicia.

embolao

Lo más divertido de los perritos es el festival de toppings: cebolla crujiente con harina de maíz, pepinillos, arroz inflado, airbag de cerdo, panceta cocida, deshidratada y frita… Las salsas no se quedan atrás aunque nos decantamos por la salsa yakiniku típica de las barbacoas japonesas. Deberías probar un perrito una tarde que te dejes caer por Chueca. ¿Por qué Embolao abrió aquí?

Embolao: comida divertida en Chueca

Chueca es un barrio de Madrid con mucha importancia. Se trata de la cuna de muchos movimientos, muchas culturas encontradas. Además de su encanto, tiene un gran mundo nocturno que nos hizo verlo como muy buena localización para nuestro concepto. ¿Dónde podría estar mejor un local de comida callejera que en un barrio donde la vida está a pie de calle?”, confiesa Javier, que a pesar de todo no se ata las manos con la clientela que busca.

En nuestra visita, vimos desde una señora del barrio hasta un extranjero con prisa. El local está pensado para “todo el que quiera disfrutar de un buen embolao, sin meternos en edades o topes. No queremos definir un público objetivo, sino estar abiertos a todo el que quiera conocernos”.

Si no tienes plan para comer algo antes de salir por Chueca, ya sabes. Pásate a conocer Embolao y nos lo cuentas en los comentarios.

Los datos. Embolao. Gravina, 14. Precio medio de embolao 6€. Web.






Guillermo Escribano

Ha sido Indiana Jones y Clark Kent y, ahora, dedica sus energías a las letras más puras. Escribe hasta dormido aunque sueña despierto. Pongamos que habla de Madrid.

No Comments

Post a Comment

MeGustaMiBarrio en tu correo

 

¿Quieres saber lo que se cuece en Madrid?
Suscríbete para no perderte lo mejor de la ciudad y recibirás sorpresas, planes y promociones exclusivas. No te inundaremos de spam.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies