BBIG Café, el rincón tranquilo de Arganzuela - Me Gusta mi Barrio
13415
post-template-default,single,single-post,postid-13415,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

BBIG Café, el rincón tranquilo de Arganzuela

BBIG Café, el rincón tranquilo de Arganzuela

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+





BBIG Café es esa cafetería en Arganzuela que siempre hay que mantener en la agenda. Es de esos sitios que agradan a todo el mundo, que lo mismo organizas un café con amigas, que una merienda infantil, que te vas a trabajar con el portátil y su wifi que montas unas primeras cañas con la cuadrilla. O quizá hasta una primera cita con buena pinta. BBIG Café pretende ser ese rincón tranquilo en el que todos estemos como en casa, con comida sencilla y de calidad, cervezas y vinos, cafés y dulces para hacer la vida más placentera. Sola o acompañada, BBIG Café espera ser ese refugio diario.BBIG Cafe

No es fácil encontrar un sitio en el que merendar un buen bizcocho en Arganzuela. O donde tomarte una cerveza artesanal con una tosta y charlar tranquilamente con los amigos. Bares anticuados, máquinas tragaperras, televisiones a todo volúmen y olor a fritanga es lo que Brigitt Viudez e Isabel Gaspar encontraron en los alrededores de su tienda de viandas exquisitas BBIG Delice. Vieron el cielo abierto para su proyecto, que desde el principio había sido “abrir una combinación de tienda y café”, me explica Brigitt. “Cuando nos planteamos ampliar la tienda, vimos el local, justo a la vuelta de la esquina y nos enamoramos de la luz”, explica.

Para Brigitt e Isabel, la cafetería “pretende recuperar el espíritu de los cafés tradicionales de Madrid como el Comercial o el Gijón, pero con aires de este siglo”. “Ofrecemos un sitio donde recuperar las relaciones personales, de conversación tranquila o donde esconderte con un libro y un café”, detalla Brigitt. La decoración, realizada por ellas, se basa en tonos cálidos y muebles con aire vintage, cartelería y sofás. Cuentan con tronas para niños.BBIG Cafe

Para acompañar a estos variados encuentros, la carta es sencilla pero sabrosa, alimentada de los productos de alta calidad y asequibles que tienen en BBIG Delice. En el desayuno, ofrecen barritas y molletes, churros, bollería y sus deliciosos bizcochos de masa madre con un buen café. Tienen plato y menú del día de lunes a viernes, además de una carta con ensaladas, tostas (de salmón, de bacalao, de cabeza de jabalí, de jamón, de sobrasada) o focaccias, si bien las combinaciones son dinámicas en función de la temporada, los productos nuevos que hayan encontrado o los gustos personales de cada momento. De postres, no fallan las tartasBBIG Cafe

Al fin y al cabo, la carta de la cafetería se nutre, en buena medida, de las viandas que buscan para la tienda. “Queremos generar sinergias entre ambas y que un cliente que prueba un buen queso con un vino en la cafetería, pueda comprarlo en la tienda o al revés”, afirma Brigitt. Los asiduos del barrio “llenaron la cafetería” en sus dos primeras semanas de vida. “Todos los clientes de la tienda pasaron por la inauguración de la cafetería. Estamos muy contentas con la acogida del barrio”, aseguran.






Tienen una extensa carta de cervezas artesanales, con más de 10 referencias diferentes de enseñas como San Isidro, Martínez, San Frutos, La Real, La Primera o la novísima Mahou Barrica. Las tienen almacenadas en una nevera junto a unos sofás, de donde la gente se sirve directamente, “como en casa”. “Buscábamos también esa sensación hogareña”, explican. Los vinos también son su punto fuerte así como los combinados premium, con mucha variedad y pericia al servirlos (y a un precio de barrio).BBIG Cafe

Es uno de los pocos sitios de Arganzuela que tiene brunch los fines de semana, compuesto de una bebida; un zumo de naranja; bollería, bizcocho o tostadas con aceite y tomate o mermelada; yogur natural y un plato principal como ensalada, tostas o tortilla de patata rellena. Se sirve los sábados, domingos y festivos de 12 a 17h y cuesta 15 euros.

Para darle vida al local, que está abierto hasta las 01 am los viernes y sábado, organizan catas de cervezas y vinos, cuentacuentos, tienen un club de lectura y cuentan con juegos de mesa variados. Pero además, las dueñas están abiertas a todo tipo de propuestas culturales que puedan plantearles y sean viables entre sus altísimos techos y sus cristaleras. Ya sabes, memoriza esta dirección porque siempre podrás recurrir a ella.

Los datos. BBIG Café. Calle Juan de Vera, 11. 910528355. Horario: de 7:30 a 22 horas entre semana y hasta las 01 los fines de semana. Lunes tarde, cerrado. Precio medio: 15 euros. Más información en su web y en su Facebook.

*Fotos: Álvaro de la Fuente






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

No Comments

Post a Comment