Apartosuites Jardines de Sabatini: puesta de sol en exclusiva
4958
post-template-default,single,single-post,postid-4958,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Apartosuites Jardines de Sabatini: la mejor puesta de sol en exclusiva

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRLos Apartosuites Jardines de Sabatini son de esos secretos de Madrid que no quieres compartir con nadie. Hacia arriba, una recoleta terraza goza de unas vistas impresionantes sobre el Palacio Real y sobre la mejor puesta de sol de Madrid. Con la misma orientación del Templo de Debod, el atardecer se convierte en un espectáculo reservado para los pocos que se acoden en su barandilla y decidan degustar unas raciones o unas copas. Hacia abajo, un museo de coches exclusivo, sólo abierto para unos cuantos afortunados. Un lugar que deja boquiabierto a todo el que entra.Jardines de Sabatini

Charo García Silgo es el alma de la renovación de estos apartosuites. Una complicada herencia se lo adjudicó y ella aprovechó su amplia experiencia en el mundo hotelero para devolverlos a la vida. Su intención fue mantener el espíritu del edificio y del entorno con lo que la decoración es urbana, moderna y con muchas referencias a la naturaleza, por los Jardines que enfrentan el hotel. La artista Cristina Gamón es la responsable de los murales. El colectivo BoaMistura se ha encargado de animar cada piso, con estampas de Madrid encerradas en botes y de la gran pintada del patio interior Del Corazón al Cielo.

Parte de ese corazón, sin embargo, pertenece al padre de Charo, coleccionista de coches antiguos que jamás decía “te quiero”. “A mi marido, un día, le dijo te he petroleado el motor. Y ya supe que era bienvenido”, me cuenta Charo. Con el mismo amor, habla de cada uno de los coches que su padre fue comprando durante su vida y que se guardan, en parte, en los bajos del hotel. Encadena anécdotas de la época, que se ilustran con objetos, fotos de ABC y vídeos del NO-DO, con historias de cada pieza y otras personales, como aquel viaje familiar que les llevó a comprar un auto a un cura, guardado en un granero. Como en una película.sabatini02

A la colección se accede por un ascensor que parece una máquina del tiempo y entre los 22 vehículos expuestos, se puede ver la Vespa con sidecar que pilotaba Antonio Resines en Amanece que no es poco (los vehículos se alquilaban para cine o eventos), un Ford T de 1915, el primer vehículo que salió en producción en serie y que aún funciona y compite; un Cadillac serie 60 de 1946, vehículo de ministros, toreros y tonadilleras de la época; un Packard propio de gansters de 1938 o el lujosísimo Phaeton de la española Hispano Suiza, la Rolls Royce patria de la que Alfonso XIII llegó a ser accionista. Tal es el lujo de detalles que aporta Charo que sólo los clientes de los apartosuites y otros afortunados que acuden a jornadas de puertas abiertas son invitados al sótano secreto, para poder disfrutar despacio de la experiencia.sabatini11

De vuelta al exterior, la vista sobre el Palacio Real y el Parque del Oeste es un placer para los sentidos. Y más si se acompaña con alguno de los platos de la carta, corta, con medias raciones de minihamburguesas, comida asiática, ensaladas y otras presentaciones o con algún coctel o combinado. Los meses en los que hace sol pero no aprieta el calor se puede disfrutar de un completo brunch. Os recomiendo mucho reservar, porque cuidan mucho la afluencia y muy grande no es.

Yo me enamoré de esta terraza y de sus detalles. No me canso de visitarla. ¿Qué os parece a vosotros?

Los datos: Apartosuites Jardines de Sabatini. Cuesta de San Vicente, 16.
Horario: La terraza está abierta todo el día para los clientes del hotel, si bien el servicio de camareros está disponible en el horario de apertura al público general, de martes a sábado desde las 20.00 hasta la 1.00 de la mañana.
Precio: El precio medio de la cena está entre los 20 y los 25 euros. Las cañas y copas de vino son 3€; los cócteles, 9€ y los combinados entre 9€ y 14€. El brunch completo cuesta 28€.






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

5 Comments

Post a Comment