5 novedades y 1 pérdida (reparable) en El Viajero Madrid
5251
post-template-default,single,single-post,postid-5251,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

5 novedades y 1 pérdida (reparable) en El Viajero Madrid

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+




El Viajero Madrid, ese garito mítico de la Latina, lleva observando desde su esquina de la plaza de la Cebada cómo ha mutado el barrio en sus casi 20 años de funcionamiento. Y lo que era cuando abrió ya no es ni parecido, el entorno ha cambiado y el espacio ha decidido cambiar también. Gana en muchas cosas y pierde en otras, en mi opinión pero sigue siendo un referente para el cañeo latinero. Os enseño todas las novedades del nuevo Viajero:elviajero01

  1. El espacio muta por completo. Se invierte el orden de las plantas. Donde antes se cenaba, en la planta baja, ahora se picotea y se toman copas. Minihamburguesas, crujientes de pollo, salmorejo, croquetas… Las cenas, en la planta de arriba, para poder disfrutar más de las vistas sobre la Latina. Esto me parece un acierto. Una de las cosas más extrañas de El Viajero era tener que molestar a los comensales atravesando la planta de abajo si querías subir arriba a por una copa.elviajero03
  2. Esta planta de arriba albergará, durante el día, una biblioteca y espacio de coworking, con wifi, en el que además se impartirán talleres de diferentes materias. Los responsables destacan su “variopinta oferta de cafés, tés y tartas disponibles” que pueden hacer muy acogedor este espacio.
  3. Mantienen la apuesta por la carne. Los más viejos del lugar repetían, en la presentación del nuevo Viajero, que el bar siempre se ha caracterizado por la carne y por las vistas. No en vano, el restaurante nació por el interés de la familia de Sara Aznar (la actual gerente del Viajero), originaria de Uruguay, de traer carne de su tierra y que el público madrileño, acostumbrada a la argentina, optase por sus cortes. Para darlos a conocer, surgió El Viajero en 1995 con su parrilla uruguaya, que sigue siendo un punto fuerte de la carta.elviajero04
  4. Y ahora hacen brunch. Para aprovechar su horario mañanero, el Viajero Madrid tendrá brunch los sábados, de 11:30 a 16 horas, para añadir una oferta diferente en un día no tan saturado de gente como son los domingos a la hora de las cañas. La carta es escueta, con dos opciones de primero y de segundo para elegir, regadas con café y zumos naturales. Parfait de yogur, frutas, huevos Benedictine y una deliciosa selección de untes como guacamole, hummus y morcilla de berenjena casera con panes variados y crudités. Yo me los hubiera comido todos pero hay que elegir. Tiene un precio de 21€ y por 5€ más añades un cóctel.
  5. Con el apoyo de Mahou-San Miguel, que ha sustituido a Heineken como cerveza de referencia, los dueños de El Viajero han dado una vuelta completa a la decoración del local. Ahora es más elegante y sobria que antes, con apuesta por los materiales naturales, los tonos grises y los toques industriales animados con notas de color en los adornos en la planta baja y por tonos tierra y rojizos, más calidos, en los sofás de arriba. Me gusta mucho la nueva decoración pero echo de menos los detalles tan personales que tenía el anterior Viajero, los cuadros, los affiches, los recuerdos familiares. Sara se excusa diciéndome que “está demasiado nuevo” y que irá ganando personalidad. 
    elviajero02
  6. Una de las principales pegas de El Viajero en su versión anterior es que es caro. Sara me asegura que han moderado los precios. No puedo jurarlo, no he tenido en mis manos la nueva carta y sólo he tomado brunch y una caña entre las nuevas paredes. Y en la web no está actualizada. En cuanto lo sepa, edito el post. Y si los camareros son majos, también lo pondré. De momento, me ha parecido que sí.
  7. Y la pérdida… Ay… El Viajero ya no tiene azotea… ¿Y qué es El Viajero sin azotea? No nos asustemos que Sara me promete que será por poco tiempo. La reforma a la que han sometido al edificio ha sido tan profunda que ha retrasado las licencias y modificaciones necesarias para reabrir la terraza. Habrá que esperar hasta enero al menos para disfrutar de su luz y de los tejados de La Latina desde tan típico emplazamiento. Tendremos paciencia.
    Érase una vez una terraza

    Érase una vez una terraza

La primera vez que fui al Viajero estaba en primero de carrera, así que prácticamente debí abrir yo el local con mis manos. Apenas se salía entonces por La Latina pero siempre encontrábamos un buen sitio para tomar unas cañas por sus tabernas y acercarnos luego por El Viajero a tomar una copa. Lo recuerdo mucho, con sus luces y sus sombras, y tengo un vívido recuerdo soleado de una mañana muy bonita en la azotea. Es de esos sitios que no quieres que se pierdan.

¿Y tú? ¿Tienes algún recuerdo chulo de El Viajero? Del borde de la puerta también vale 🙂

Los datos. El Viajero Madrid. Plaza de la Cebada, 11. Horario: de 12 a 02 am. Consulta los datos en la web.Mi Primer Festival de Cine

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

7 Comments
  • Confeti en los bolsillos

    15/10/2014 at 09:29 Responder

    Pues aunque seguro que la decoración nueva mola, yo siento que se ha perdido un poco de su espíritu inicial y que me recuerda a mis locuras jejejej

  • Susana

    15/10/2014 at 15:03 Responder

    Una muy personal y de gran impacto en mi vidaaa: hace más de 15 años ya, dí el primer beso a mi hoy marido y fue de película y de esos que no se olvida. Muchas cosas han cambiado en nuestra relación, pero ese momento tan especial y bueno es imborrable.
    Me encanta el sitio, y creo que como tú también lo abrí. Ahora con 44 años y dos niños, lo frecuento poco aunque prometo ir este invierno, con los míos para ver el cambio.

    • Noemi

      15/10/2014 at 15:09 Responder

      ¡¡Qué preciosidad de comentario!! Muchas gracias por compartir ese recuerdo tan precioso con nosotros… Espero que vayas y que me cuentes qué te parece. Aunque dudo que supere esa memoria tan preciosa.
      Gracias de nuevo!

  • […] los ingredientes de la cerveza serán el escenario para tres propuestas gastronómicas de altura: El Viajero, Tandem y La Cabra. Los platos del Viajero, tradicional socio de Manzana Mahou, como los Clásicos […]

  • […] de la cerveza serán el escenario para tres propuestas gastronómicas de altura: El Viajero, Tandem y La Cabra. Los platos del Viajero, tradicional socio de Manzana Mahou, como los […]

  • […] más simpático del universo y la subida por la escalera empinada es toda una misión. Peeeeero, han cambiado toda la decoración y el estilo a algo más sobrio e industrial y ya digo que me va el rollo de ver atardecer contra San Francisco El Grande. Os lo recomiendo, […]

Post a Comment