Me cago en el amor, volumen II. - Me Gusta mi Barrio
15408
post-template-default,single,single-post,postid-15408,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Me cago en el amor, volumen II.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+





Me cago en el amor. De nuevo, Tonino Carotone me pone la banda sonora de hoy y yo le pongo un par de velas a Paquita la del Barrio por todas las ratas de dos patas que puedan cruzarse en vuestro camino. Pero, queridos lectores, vuestra suerte es nuestra suerte, vuestro solazamiento, el nuestro, y ya sabéis que “barriga llena, corazón contento”. Así que este año, os propongo otros cuatro templos contra el almíbar, porque señores…. eso de celebrar San Valentín el 14 de febrero, además de ser una horterada, ya no está de moda. Además voy contra todas nuestras reglas y os recomiendo dos sitios que, aunque aún no he probado, serían algunas de mis opciones si esta noche saliese a cenar.






Pero hoy no salgo porque mi plan es quedarme en casa con dos personas muy queridas a las que les he preparado una cena mexicana como mandan los cánones. Brindaremos con tequila por Frida y Diego y su historia de amor con más vueltas que un tiovivo, en la que la pobre sufrió más que la Zarzamora. Vosotros podéis hacerlo con cerveza o vino en estos restaurantes y tascas que detallo a continuación. Una última sugerencia, porque consejos no vendo: con pareja o sin ella, sean felices. Y si tienen pareja pero no les hace felices, aprovechen el día de hoy para honrarles con la última cena, y de ahora en adelante, mejor una mesa de uno que una de dos en la que no haya sangre.

  • Café Pavón:De pie en la barra o sentado en una de sus mesas, da lo mismo. El caso es disfrutar del bullicio y de uno de los locales más bonitos y con más historia de Madrid, pared con pared con nuestro adorado El Pavón- Teatro Kamikaze. La carne loca, el bocadillo de pastrami, la ensaladilla moscovita… un festín improvisado para calentarse en este febrero que no nos da tregua. Atención a ese techo con artesonado de 1924 que Jorge y José María descubrieron mientras hacían la obra para resucitar el antiguo bar del Teatro. Tenéis un post especialmente dedicado a Café Pavón aquí.Los datos. Café Pavón. Calle Embajadores, 9. Horario: de lunes a domingo de 9 a 2. Precio medio: 10 euros. Más información en su Facebook.

    Café Pavón

  • Kitchen 154:Me debato entre un sí y un no con Kitchen. Y es que mi intolerancia al picante me ha hecho imposible ir a probarlo, pero las recomendaciones se me acumulan y mis fuentes son bastante fiables en cuanto a comer se refiere. Además es perfecto para el post, porque te van a sentar en la barra, así que poca intimidad. A tus espaldas, el Mercado de Vallehermoso, en el que tienen a tiro de piedra a todos sus proveedores. Cuenta la leyenda que los platos del Kitchen son capaces de incendiar los corazones más helados y simular un implante de labios temporal sin pasar por el quirófano. Berenjenas sichuan, curry verde de pollo, curry thai de gambones, korean BBQ ribs… todo viene marcado por la escala Scoville para medir el nivel de picante de los platos. Yo de momento me conformaré con seguir disfrutando de su cuenta de Instagram, una de las más gamberras y ocurrentes que he visto en lo que locales gastronómicos se refiere. Amigos de Kitchen 154, si voy a veros… ¿me recomendaríais algún plato que no venga directo del infierno?
    Nota de Noemi MGMB: yo sí he probado Kitchen 154 y es un sitio sorprendente y delicioso. Y muy asequible. Hay cosas que no pican, que no exagere mi amiga. No es romántico pero tienen un buen rollazo y un ambiente dignos de conocer. Fin de la cita.
    Los datos. Kitchen 154. Mercado de Vallehermoso. Puestos 60-61-62. Calle de Vallehermoso, 36. Teléfono: 91 138 99 95. Precio medio: 20-25 euros. Más información en su Web
  • El Buda Feliz: Pues no, tampoco he estado en el tercer local del amigo Julio que tantas alegrías me ha dado en el flamante Soy Kitchen de Zurbano y su primogénito Lamian. Pero estoy segura de que no os va a defraudar. Lo tengo en mi lista de pendientes y, aunque lo hayan reformado y ahora sea un sitio cuqui, sigue estando al lado de la plaza más canalla de Madrid y es el primer restaurante chino que visité en mi vida. Además de que ir “a un chino”, aunque este no tenga anda que ver con los restaurantes chinos que tenemos en nuestro imaginario, me parece lo más anti-San Valentín del mundo. Con un vistazo a la carta ya sé que pediría: “Que chao xia ren” (gambas, anacardos, remolacha e higos), “Zi jin qie zi pi dang xin ren” berenjenas marinadas,huevo de pato milenario y almendras, con una textura crujiente), “Gai liang ju zi ya” (pato laqueado con crema de naranja, aderezado con pimienta de Sichuan verde y albahaca) y “Hei suan zi nou rou” (dados de solomillo de ternera en salsa de pimienta y “ajo de oro” al wok). Julio, vete preparándome una mesa que en nada me tienes ahí y esta va a ser justo la comanda que te pida, diga(n) lo que diga(n) mi(s) acompañante(s).
    Los datos. El Buda Feliz. Calle Tudescos 5. Horario: de lunes a domingo de 12 a 17 y de 19:30 a 00 horas. Los lunes abre a las 17 horas.Teléfono 91 531 95 24. Precio medio: 25 euros. Más información en su Web.
  • Casa Macareno: Siempre recomiendo Casa Macareno a aquel que me pregunta por un sitio en el que comer bien de tapas por un precio aceptable, que a día de hoy no es empresa fácil en Madrid. Azulejos, cañas bien tiradas y producto de primera son sus coordenadas. Las croquetas me enamoraron al primer bocado, el falso risotto de carabineros con virutas de atún me hace bastante gracia, la ensaladilla me transporta a mi infancia, la ensalada de tomate feo con aceitunas y ventresca me huele a veranos felices junto al Cantábrico, y el tiradito de besugo, el steak tartar y el solomillo de vaca rubia con asadillo son mi trío soñado, ya que hablamos de amor. Porque hablábamos de amor… ¿no? Además creo recordar que tienen un vino de uva Godello, y ya con eso yo me pongo a sus pies y a los de su señora.
    Los datos. Casa Macareno. Calle San Vicente Ferrer, 44. Horario: de martes a sábado de 12 a 2 y los domingos de 12 a 18 horas. Precio medio: 20 euros. Teléfono 91 166 09 21. Más información en su Web.





Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Marta López de Cervantes

Periodista de formación, comunicadora de profesión y disfrutona por devoción. De pequeña me caí en una marmita llena de curiosidad. Desde entonces recorro las calles y barrios de Madrid exprimiendo al máximo sus posibilidades. Porque la vida son dos días y si no me muevo, caduco.

No Comments

Post a Comment