3 escapadas rurales cerca de Madrid para disfrutar este otoño
16614
post-template-default,single,single-post,postid-16614,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

3 escapadas rurales cerca de Madrid para disfrutar del otoño

3 escapadas rurales cerca de Madrid para disfrutar del otoño

MisterioDelUmbral_banner


El otoño ha llegado de pronto y nos ha pillado con el carrito del helado. Estábamos pensando en planes de terraza, dar paseos por El Retiro, aprovechar los últimos rayos de sol en las azoteas… Pero es inevitable. El cambio de estación dispara el estrés y nos invita a cambiar de aires. Aunque nos encanta disfrutar de esta ciudad durante todo el año, ¿por qué no oxigenar con unas escapadas rurales?

Fin de semana en Sierra de Gredos

A dos horitas de la capital, en la provincia de Ávila, tienes la zona “menos” trillada por los madrileños del Sistema Central: la Sierra de Gredos. En este inolvidable entorno natural puedes disfrutar un poco de todo el universo de las escapadas rurales: senderismo, montañismo, paseos a caballo, chapuzón en el Río Tormes (si te atreves), rutas ornitológicas…

Nos encantan sus bosques y sus valles glaciares. En cualquier caso, tú eliges cómo pasar el fin de semana en la naturaleza, ya sea en una casa rural, un camping o un hotel con encanto. Y no te olvides de hincarle el diente a un buen chuletón avilés. Si no te parecen suficientes razones, echa un vistazo en la web del Parque Regional Sierra de Gredos. Por cierto, no se te ocurra darle de comer a las cabras montesas.

Escapadas rurales al Alto Tajo

A dos horas y media de Madrid, entre Castilla y Aragón, está el Parque Natural del Alto Tajo. Una espectacular red de cañones, barrancos y hoces, de pinares y de vegetación de ribera que justifica el trayecto en coche. Durante el otoño, este entorno es un festival de colores y, si te organizas bien, podrás ver corzos y jabalíes, entre otros planes senderistas y campestres.






Si tu idea es más relajada que campechana, encontrarás opciones de pernocta y de gastronomía más que chulas. Por ejemplo, alojamientos rurales en molinos reconstruidos o restaurantes a pie del Tajo donde batir la mandíbula. Buenas noticias para los carnívoros: se lleva el plan asador.

Plan para disfrutar de un buen vino

Queríamos evitar el palabro “enología”. Al fin y al cabo, no es necesario ponerse esnob con algo tan antiguo como beber vino. Una de las escapadas más divertidas para el otoño, en plena vendimia o un poco después, es dejarse caer por una bodega. Y no necesariamente dentro de una cuba.

El plan puede ser una escapada a una casa rural o a un pequeño hotel urbano y dedicar uno de los días a visitar la bodega. Por ejemplo, Campos de Dulcinea, en un lugar de La Mancha desde 1926, organiza un recorrido por su historia, sus instalaciones, métodos para elaborar el vino… y remata con una degustación y tapa de queso manchego. Una escapada rural para disfrutar del otoño como el dios Baco. Si bebes, no conduzcas.

Si te apetece alguno de estos planes, buscas otro por tu cuenta porque ya tienes claro lo quieres o prefieres que te recomienden una escapada, siempre puedes echar un vistazo a la web de Weekendesk.






Guillermo Escribano

Ha sido Indiana Jones y Clark Kent y, ahora, dedica sus energías a las letras más puras. Escribe hasta dormido aunque sueña despierto. Pongamos que habla de Madrid.

No Comments

Post a Comment

MeGustaMiBarrio en tu correo

 

¿Quieres saber lo que se cuece en Madrid?
Suscríbete para no perderte lo mejor de la ciudad y recibirás sorpresas, planes y promociones exclusivas. No te inundaremos de spam.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies