Entremeses de Cervantes en La Abadía
6197
post-template-default,single,single-post,postid-6197,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Los Entremeses de Cervantes en La Abadía: 400 años no son nada

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRDe las muchas sinrazones que se pueden esgrimir para acercarse al Teatro de La Abadía para vivir los Entremeses de Miguel de Cervantes, nos quedamos con dos. Por un lado, la risa cervantina, trufada de perspectivismo y jocosa ruralidad. Por otro lado, una plácida sensación de ausencia de tiempo y espacio.cervantes02

No hay nada como celebrar los 400 años de la publicación de las piezas del maestro y los 20 años del templo teatral con la celebración divertida y sin bambalinas de tres divertidos entremeses: La cueva de Salamanca, El viejo celoso y El retablo de las maravillas. Canciones, historias y tipos populares pero inolvidables.

En esta ocasión, además, se ha retomado el montaje que, allá por 1996, ideó José Luis Gómez. Una suerte de campestre encuentro entre amigos, a la sombra del árbol que preside el escenario. Reunión en que se suceden tres historias y una galería de personajes que se encarnan ante al espectador mediante unos ingeniosos cambios de vestuario y unas coplillas pegadizas. Entremeses de entremeses.cervantes01

Las tres piezas elegidas rezuman una doble moral y una lúcida pero melancólica mirada cervantina muy apropiada para los tiempos que corren. Desbordan mímica,commedia dell’arte, lenguaje elaborado, diversión y un lecho de río revuelto que hace sonreír a los más serios.

Tres son las piezas. La leyenda de la cueva salmantina y el engaño del estúpido y supersticioso marido, endulzados por un bello romance final. Los ecos de El celoso extremeño, que resuenan un viejo ridículo y su cínica esposa, con el delicioso cante final, el de las riñas por San Juan. El cuentecillo del rey desnudo ilustrado en los paletos que contemplan un maravilloso retablo, compactado por un lúdico perspectivismo.cervantes03

Sale uno de La Abadía con la sensación de que el espacio y el tiempo se han detenido. De que ha estado a finales del Renacimiento, a principios del Barroco, antes del efecto 2000 o mañana. En la Castilla imperial, en La Mancha cervantina o en su propio pueblo con la resaca de las fiestas patronales. Tal es la magia de Cervantes y así lo ha sabido expresar el estupendo reparto.

Los datos: Teatro de La Abadía, Centro de Creación de la Comunidad de Madrid. C/ Fernández de los Ríos, 42. 91 448 11 81. Del 17 de diciembre al 11 de enero y del 10 al 15 de febrero. De martes a sábado, 20h. Domingo, 19 h. Del 13 de enero al 8 de febrero. De jueves a sábado, 20h.
Domingo, 19 h. Compra de entradas aquí.






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Noemi

Si no llevo los ojos muy abiertos, me pierdo por Madrid. Y tanto si me fijo en el camino como si me pierdo, encuentro sitios preciosos para compartirlos con vosotros. Tengo una manía compulsiva: disfrutar de la buena comida. ¿Quieres descubrir Madrid con nosotros?

No Comments

Post a Comment