Expocollage Daguerrotipos: es posible resucitar a través de unas tijeras - Me Gusta mi Barrio
14788
post-template-default,single,single-post,postid-14788,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Expocollage Daguerrotipos: es posible resucitar a través de unas tijeras

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+




Tengo alma de viejo. Sí, de viejo. Creo que por eso me gustan tanto las fotos antiguas. De familiares, de completos desconocidos, de jóvenes, viejos o niños. Gente de otra época que, mientras posaba para un daguerrotipo aguantando posturas imposibles y artificiosas durante el tiempo de exposición gracias a armazones de metal, nunca se hubiese imaginado colgando de las paredes del Verbena mientras te tomas un vino.
Morimos cuando nos olvidan, cuando ya nadie nos nombra ni nos ve. Me gusta pensar que toda esta gente está hoy viva gracias a mis tijeras. Que un hilo invisible de pegamento les mantiene atados al ahora y tus ojos obran el milagro de la vida eterna.

Qué mejor sitio para resucitar que una verbena en la que se brinda, se ríe y se comparte. Larga vida a esta gente antigua, con caras antiguas y ropas antiguas, que te mira desde la pared deseando ser capaz de esbozar una sonrisa y exclamar ¡salud!”

Así nos introduce Francisco García Hermenegildo en Daguerrotipos, una exposición de collage con mucha alma (y muchas almas) que acoge el Verbena Bar (Velarde, 24) hasta el 22 de noviembre. Una colección de piezas con un hilo conductor: fotografías de personajes propios y ajenos que viajan desde siglos pasados a lomos de unas tijeras. El propósito del viaje: formar parte de catálogos de muebles suecos, compartir plano con un par de M&M’s, posar sus cabezas sobre unas castañuelas o ver el mundo a través de unas gafas bifocales. Cualquier cosa para no morir en el olvido.

La RAE define el término daguerrotipia como “técnica fotográfica primitiva mediante la cual las imágenes captadas con la cámara oscura se fijan sobre una chapa metálica convenientemente preparada”. Aquellos modelos ocasionales soportaban largas sesiones de posturas imposibles durante el tiempo de exposición de la fotografía gracias a complejos armazones de metal que les sostenían debajo de la ropa. De ahí lo artificioso y artificial de sus poses y sus rictus serios y ceremoniosos, a los que Francisco despierta el lado más cómico en sus “Daguerrotipos”.

Francisco es un señor que guarda cosas. Un papel bonito que envuelve un caramelo, la entrada de una película checa subtitulada al ruso, una revista de ecos de sociedad de 1940, el Hola de la semana pasada, el embalaje de una manta eléctrica de los años 70, con esa señora a la que se le abría estratégicamente la bata mientras se ponía la manta en las cervicales… y todas esas cosas tienen un propósito para este artista que siempre ha intentado contribuir a democratizar el arte y bajarlo del pedestal al que lo subieron cuatro snobs. Abrió una tienda-taller-galería llamada Pococomún en el casco antiguo de Palma de Mallorca con la idea de boicotear la mente del consumidor y que en lugar de comprar un regalo made in China, empezase a regalar arte. Un dibujo, una acuarela, una fotografía original. Cualquier forma de expresión artística a un precio asequible que “educase” al comprador en empezar a valorar el arte en su justa medida.

Se autodenomina artista por accidente. Un accidente como el que gestó su proyecto “Simply Houses” mientras hacía cemento para arreglar el jardín de su casa de Llubí, en el centro de la isla de Mallorca. Con el cemento sobrante, se le ocurrió rellenar un cubo de playa con forma de castillo. Al día siguiente hizo más cemento. Confeccionó unos moldes de cartón con forma de casita y los rellenó. Perfeccionó la técnica y se lió a hacer casitas como si no hubiese un mañana, mezclando con el cemento distintos materiales para conseguir distintos colores y texturas. “Simply Houses” se convirtió así en una instalación que pretende llenar un vacío en el espectador. “Las Simply Houses son el placebo para esos momentos en los que deseamos con todas nuestras fuerzas poseer una casa, pero la realidad nos lo impide. Una Simply House es lo que todos necesitamos. Un objeto que puedes tocar y en el que puedes concentrar todas las casas por las que pasarás en tu vida. Una casa que se irá contigo cuando te mudes, y que nunca te hará esclavo de una hipoteca”.

Francisco García Hermenegildo es un artista multidisciplinar que comienza su andadura en la isla de Mallorca en el año 2011. A través de técnicas como el collage y la escultura, ha participado en numerosas muestras colectivas e individuales en la isla, quedando finalista en el certamen de artes plásticas “Dijous Bo” en 2015 y 2016 y en el Certamen de artes Plásticas de Binissalem en 2016.

Los datos. Daguerrotipos, expocollage de Francisco García Hermenegildo. Verbena Bar. Calle Velarde, 24. Hasta el 22 de noviembre. De lunes a miércoles de 09:30 a 00:00 h, jueves y viernes de 09:30 a 02:00 h, sábados de 10 a 02.00 h y domingos de 10:00 a las 00:00 h. Más información en la web de Francisco García Hermenegildo y @fgh_art en Instagram.Mi Primer Festival de Cine

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Marta López de Cervantes

Periodista de formación, comunicadora de profesión y disfrutona por devoción. De pequeña me caí en una marmita llena de curiosidad. Desde entonces recorro las calles y barrios de Madrid exprimiendo al máximo sus posibilidades. Porque la vida son dos días y si no me muevo, caduco.

No Comments

Post a Comment