Ex Machina en los cines de Madrid
6840
post-template-default,single,single-post,postid-6840,single-format-standard,desktop,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Ex machina, triángulo de amor y odio entre hombre y robot

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

DRIVRTensa, minimalista, claustrofóbica y reflexiva, aunque con incontinencia final. Así es Ex Machina, la primera cinta de ciencia ficción de Alex Garland, veterano del género en su vertiente narrativa. Un relato condensado con muchas capas que recubren un indudable centro filosófico. Vayan a verla.exmachina03

La premisa del largometraje parece seguir una larga tradición: Frankenstein, Pinocho, Metropolis, IA, Blade Runner o Ghost in the Shell con un envoltorio de elegante atmósfera Kubrick. Dicho de otro modo, es un cuento sobre la relación entre dios y el hombre (creador y creado) en sus diversas variantes. A partir de ahí, exégetas tiene la Biblia.

Ex Machina se viste con la historia de un triángulo de amores y odios: un brillante programador llamado Caleb (eco del personaje bíblico) encerrado en un experimento junto a un atromentado empresario de la burbuja de Internet y una inteligencia artificial de género femenino llamada Ava, que no Eva, creada por el susodicho multimillonario, quizás salida de una costilla, quizás no.exmachina01

Esta capa superficial se centra en una sucesión de diálogos estáticos y cuasi teatrales, donde aparecen desde Wittgestein hasta especulaciones sobre lo que nos hace Google (perdón, Blue Book en la cinta), y que confluyen hacia un repentino pero necesario estallido de acción. Por debajo hay entornos cerrados, iluminación perfecta, banda sonora machacante y tensa, decoración nórdica y planos atónitos.

Levantando capas encontramos otros tópicos del género bien llevados. Una historia de amor entre inteligencia artificial y ser humano; una reflexión sobre los límites de la conciencia y si ésta tiene que ver con el alma; el yo, siempre presente; el binomio forma y función del lenguaje (Chomsky tendría cosas que anotar); los límites de la creación; la tensa relación entre creador y creado (con su evidente final), etcétera. Puede, incluso, existir una lectura feminista del asunto.exmachina02

En resumen, un largometraje recomendable para los aficionados de la ciencia ficción, pero también para todo aquel espectador al que le apetezca salir del cine con un puñado de preguntas que, muy posiblemente, no tengan una respuesta unívoca. O ni siquiera tengan respuesta.

Consulta los cines donde puedes ver Ex Machina aquí.






Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Guillermo Escribano

Ha sido Indiana Jones y Clark Kent y ahora, dedica sus energías a las letras más puras. Su pluma es dura, ácida y certera pero le dedica mucho tiempo a la fantasía. No te pierdas las historias de Garcan en su Glob o sigue sus filias y fobias en su TW.

No Comments

Post a Comment